Rap: Tres Coronas

“Sombras que solo yo veo, me escoltan mis dos abuelos: mi abuelo negro, mi abuelo blanco. Sueñan, lloran, cantan. Lloran, cantan. ¡Cantan! La Balada de los dos abuelos de Nicolás Guillen  se hace una fascinante y sorprendente realidad en la música de Tres Coronas. Sólo que ellos incorporan una abuelo más: el abuelo indio. “Aquí llegamos” la primera pieza del disco se abre con ecos de flauta andina y tambor africano para desembocar en una entrada funk, estilo James Brown, y dar paso a una música de fondo con reminiscencia de danzón.  Sobre ella se rapea el texto. Música y palabras aluden a la interculturalidad y a las tres raíces de Tres Coronas. Un espacio triangular en el que se desarrolla la sensibilidad latina. Colombia que es “Mi tierra” latinoamericana, la cumbia y el son;  el mundo afrohispano, groove, del funk y el hip hop, que los une con los barrios populares de Nueva York, con la break-dance y los graffiti; y la tradición europea que parece escucharse en la introducción de “bang bang”, evocando el órgano de la música religiosa. Es un rap que define la imagen latina alejándose de los estereotipos y de la fiesta trivial

Sobre estos fondos musicales se aceleran y encabalgan las palabras, con letra clara y directa, en flow que es la cadencia que determina el fraseo del rap, reivindicando la identidad latinoamericana, en la que se vuelca la cultura popular. Referencias a las metáforas cinematográficas, a los cómics… Es “Nuestra América” como la llamó Martí, donde se alternan tierras urbanas y salvajes. Barrios populares en que la búsqueda de futuro refleja las inquietudes de los jóvenes: “La monedita”. Paisajes de selva habitados por dioses africanos, “más salvaje”… En músicos vagamundos, como son los de Tres Coronas, la nostalgia ancla en la memoria del regreso, en el recuerdo de las cosas cotidianas, pero también en sus angustias: los peligros de la marginalidad, las leyes del gueto, donde el hombre es humillado y maltratado y las respuestas que da a ese maltrato. Es el rap de las calles que revela su “elemento sucio”, Como dice otra de sus canciones “Me las busco como sea”.

En “bang bang”, interpretación que cierra el disco, Tres Coronas rapea las historias del “barrio latino”, las cuestiones sociales del Spanish Harlem.  Bang bang no es el tañido de una campana, sino la detonación que nos define su música:  “La Música es mi arma”

Miguel Rojas Mix