El imaginario como paradigma de las nuevas corrientes de investigación

Hablar del imaginario para mí es enhebrar 40 años de reflexión. Reflexión en que se unen la experiencia y el estudio, orientados por una preocupación esencial, la de Nuestra América.

Mi interés nace de una serie  de interrogantes  que se me han planteado a lo largo de mi existencia al encontrarme frente a sistemas de imágenes. He pretendido responder a ellas con mis publicaciones y mi actividad intelectual. Esta conferencia me ha permitido sistematizar esta andadura,  pues ha hecho abordar en su conjunto  la idea de imaginario Agradezco, pues,  a IDEA y a la Universidad de Santiago el  haberme dado esta oportunidad.

Como siempre he pensado hay que referirse al pasado apuntando hacia el futuro, para comunicar con claridad mi propuesta he organizado esta charla  en cuatro movimientos que aluden a la experiencia, la reflexión, el ejemplo y la propuesta

La experiencia la constituyen determinados imaginario que han marcado mi biografía:

1) Mis estudios en los Hermanos Maristas, el ojo en el triángulo
2) Experiencia de la ciudad, el Ring de Colonia
3) La visión del otro cuando vivía en Alemania.
4) El replanteo del paradigma histórico,  social y geopolítico mexicano a partir del imaginario de la revolución.
5) La importancia del cartel para la revolución cubana.
6) La imagen de la Utopía en Mayo del 68 ( que incluía la revolución representada por la foto de Korda del   Ché)
7) Las diversas campañas del Terror que me tocaron presenciar o vivir, destinadas a diabolizar al enemigo
8) La guerra del Golfo
9) El quiasma social que representa en Chile dos imaginarios de la nación.

Es probable que estas experiencias hayan provocado en mi una fascinación por determinados conceptos teóricos que desembocaban  directamente en el imaginario.  Conceptos como el de Weltanschaung, visión del mundo, de la filosofía alemana;   el de ideología, como visión de clase; o el de utopía como proyecto de eutopía, es decir, de un futuro mejor.

Me parecía que en ellos encontraba algunas claves esenciales para entender nuestra realidad, y darle luz  desde un paradigma diferente, sobre todo al del positivismo narrativo decimonónico. Entenderla desde una metafilosofía o una metahistoria, entenderla desde el cómo se habían entendido y estudiado, recuperando al pasar los aspectos que los otros métodos de las ciencias sociales no percibían.

Partiendo pues de nuestra realidad,  me aboqué adaptar a su interpretación las diversas escuelas que habían desarrollado conceptos de análisis, ideas de la filosofía o métodos históricos que convenían a la formulación de un nuevo paradigma, revisando intensamente el pensamiento europeo: los estudios en iconología de la Escuela de Warburg, las propuestas de las corrientes semióticas, sin olvidar la vuelta a una historia anlítica como planteó la Escuela de los Anales , pero pasándolos por el tamiz del pensamiento y la problemática americana. Elaborando un sistema propio, en gran medida para evitar el colonialismo del método, que es uno de los males mayores del que  sufren nuestros investigadores y nuestros estudios en ciencias sociales y humanas y, por cierto, la interpretación que puede ofrecer toda visión colonizada de la realidad y la cultura.

No puedo negar que me he servido de las teorías de la Escuela de Warburg, que se centró sobre los problemas de la Iconología (Cf. Precursor: Aloïs Riegl: Stilfragen, 1893,  y luego Gombrich, Panofsky  y por otras las propuestas por las corrientes semióticas o semiológícas. Así como el abandono de la historia positivista y narrativa decimonónica y la vuelta a una historia analítica, como  pleanteó al “Nueva historia”  con Lucian Fevbre y Marc Bloch

II. La Reflexión versa sobre la teoría del imaginario

Es falso que sólo ahora nos encontremos en la llamada “cultura de la imagen”. En realidad ella es anterior al cultura del texto escrito. Desde sus primeras expresiones culturales: cuevas de Altamira, Lescaux, le hombre trata de domesticar el mundo apropiándoselo por la imagen. Para hacerlo comprensible, primera etapa del proceso de apropiación, debe ordenarlo para darle sentido y de acuerdo a él sacralizar determinadas funciones.

Desde los primeros testimonios de la cultura vemos que el hombre que trata de apropiarse  o a domesticar el mundo , lo hace por la imagen. A través de ella ordena el sentido de las cosas y sacraliza su función.

La primera imagen política es bíblica:  la de la serpiente. Publicidad genail pues hace nacer en Eva el deseo de la manzana y además con un factor multiplicador pues debe recomendársela a otros, en este caso a Adán. El Demonio se manifiesta un publicita genial, porque todas la técnicas de la publicidad moderna están dadas allí: la estrategia de lo deseable, la repetición del slogan: “muerde la manzana”: Incluso la transformación del cliente en líder de opinión…

La primera batalla de imágenes tiene lugar a partir de 1520 con al Reforma: Lutero hace propaganda revolucionaria por la imagen; se vuelcan contra el Papa, los anti luteranos replican presentando a Lutero como una puerco. Opone las palmeras de la fe a las rocas de la herejía. Hay un nutrido lenguaje simbólico.

Sólo hacia 1850-60 se dio un paso decisivo en la utilización de las fuentes visuales de cada época.  Inaugura el género la Histoire de France depuis les temps les plus anciens jusqu’à nos jours d’aprés les documents originaux et les monuments de l’art de chaqye époque de Henri Bordies y Edourad Charton. Charton publica además a partir de 1860 Le Tour du Monde, obra fundamental para relanzar la imagen de la historia del planeta y de los diversos países y regiones, ricamente ilustrada por grandes talentos del dibujo, que van de Doré, en un magnífico viaje a España, pasando por Rius y todos los grandes ilustradores de la segunda mitad del s. XIX.

Las empresas de comienzos del siglo XVII se alimentaron de las figuras alegóricas de los Emblemas de Alciato, de la Iconología de Ripa y de los Jeroglíficos de Valeriano, revisaron y se apropiaron de estos íconos con las “artes inveniendi” y las “artes reminescendi”, sobre las fuerzas que atan (A las que se refiere Giordano Bruno en De magia. De  vinculs in genere, traducción castellana parcial Mundo, magia, memoria, Taurus 1987) y las prácticas que recogen y transmiten conceptos (Giulio Camillo Idea di teatro) uniendo palabras e imágenes. Son los “teatros de la memoria” que sirven para recordar el pasado, sobre todo de la memoria fatigada y en vias de consumarse (Cf. Manilo Brusatin Historia de las Imágene (Madrid, 1992, p.63)s, que cita en este contexto a Giordano Bruno y a Giulio Camillo pero sin precisar bibliografía repecto a éste último.

Sobre las artes reminescendi. Hay que señalar que también los mecanismo de la memoria son históricos: En sus orígenes es la memoria poética; el recuerdo se transmite a través de los bardos, pero en él se mezcla la historia y la voluntad de los dioses; luego la memoria teórica, la experiencia se transforma en conceptos, que recogen la historia y la “racionalizan”, luego la memoria icónica: la historia y los modelos sociales se reciben a través de una iconografía colectiva, donde se mezclan: la información y el mercado.

Es necesario precisar algunos conceptos: : Imagen: Imaginario, Imaginería, Iconografía e Iconología.

Imagen (del lat. .imago: en griego se traducía por dos términos: fantasma (la imagen que el pensamiento se forma por su cuenta, como ocurre en los sueños) y fantasía (la impronta de las cosas sobre el alma) : Ambos  insitos en la noción de imaginario. Dice el DRAE en su primera acepción: Figura, representación, pero también “semejanza” o “apariencia” de una cosa. En ese sentido la imagen es doxa (opinión), Husserl aplicaba el adjetivo doxisch a todos los caracteres inherentes a la creencia: La pregunta con que se incian muchas lecciones sobre el tema es ¿Qué es una imagen? La etimología y la lingüística reflejan en los origenes una concepción plural: ver/idea, apareciencia/ilusión, exprear/reproducir. Para abreviar vamos a establecer una diferencia básica: la imagen como documento y la imagen como representación mental, con la advertencia de que ambos son reconstrucciones y no representaciones de la realidad.

Imagen y obra de arte: En occidente lo que distingue una obra de arte de cualquier otras imagen  -dice Panofsky- es que ella se hace con la “intención” de que sea estéticamente percibida.

Naturaleza de las Imágenes:

Durante mucho tiempo als imágenes han sido consideradas como simples ilustraciones por los cientistas sociales, es decir como algo agradable que venía a corroborar lo escrito, con lo cual le negaban todo valor  como fuente importante. Con relación a la palabra, y al texto que releva de la escritura,  la imagen es un manifiesto, que comporta una parte de figuración, acompañado o no de texto o de sonido y que puede inscribirse en soportes tan diferentes como el papel, la piedra, la tela o el celuloide…

Pero la imagen es también una imagen de marca: como lo puede mostrar la imagen de marca del neoliberalismo, del socialismo o del colonialismo. Estas imágenes tiene existencia porque cristalizan alrededor de  ellas los enfrentamientos de la política, y porque evolucionan según las circunstancias: son imágenes activas.

Es preciso también distinguir entre imagen documental e imagen activa: La primera es fijada, la segunda en movimiento y transformación. Un ejemplo de imagen activa es la imagen social: La que está ligada a la recalificación ideológica que se opera en las sociedades occidentales, Un ejemplo es la imagen del obrero (Cf. Temas del imaginario). Durante mucho tiempo considerada como una variable esencial, hoy la pertenencia a una clase pesa menos que la práctica religiosa o el clivaje entre empresario y asalariado. La modernidad con el crecimiento económico,  el estado de bienestar, la universidad para todos, la emigración, la globalización de la información y de un imaginario de bienestar genérico, la  generalización del crédito, etc., han fragmentado seriamente las comunidades de trabajo. La noción de clase se ha hecho permeable. De hecho se aprecia en el imaginario, donde en la publicidad comercial no se ven más opciones de acorde a los estilos de vida, ni en función de los salarios ni de la posición en la jerarquía social, sino delante las grandes opciones existenciales.

La imagen activa cuando pierde actualidad se hace documento, pero en cuanto tal conserva las vicisitudes afectivas o ideológicas que experimentó, permitiendo un análisis particular de los sentimientos o del gusto, o permitiendo descifrar los mensajes ocultos que circulan subrepticiamente en el discurso de la educación, del gusto, de la moda o de la política.

La “imagen movilizadora” es otro tema: Es la imagen positiva que convoca. Simultáneamente la imaginería desarrolla una imagen negativa, la del horror, de suerte que la guerra se transforme en un combate entre el bien y el mal. Se da en el cómic: El guerrero del antifaz. Se lucha por la imagen y sobre la imagen!!!

Propaganda: La imagen movilizadora entra desde luego en el registro de la propaganda: El nazismo y el comunismo soviético echaron mano de ella y la asociaron a un estilo. Academicismo.  Igual cosa Cuba, sólo que en un lenguaje diferente, con lo que consigue movilizar fuerzas culturales hasta entonces distantes por objeción al estilo. Se hace de la propaganda un verdadero sistema de gobierno: la vallas no sólo transmiten mensajes políticos y sociales, sino incluso consignas éticas de la revolución.

La imagen editorial: Tienen una función demostrativa, como las que utiliza Heartfield en los años 30, y que pueden utilizar todos los trucos, porque se presentan como tales (fotmontajes). La imagen editorial es una esquematización de un argumento (Guernika de Peridis). Es la representación global de la situación discursiva, A menudo se presenta como una metáfora, pues es una creación de sentido sobre el fondo de representaciones sociales o culturales. Es lógico discursiva porque elucida procesos encadenando ideas

1) Imágenes testimonio
2) Imágenes discursivas:  Las que son también un argumento (también se las podría llamar imágenes argumentales). Es el caso de la representación del clero: Rugendas en Brasil. Pero no se pueden separar fácilmente las dos.

3) Imágenes hagiográficas: Son las imágenes que hacen el país: Chile. Circulan particularmente en los manuales escolares: En el caso específico de Chile; desde los textos fundadores de su literatura: Cf. La Araucana: Podríamos perfectamente hacer una síntesis de la chilenidad en 30 imágens. Treinta imágenes que han hecho Chile: Desde Caupolicán llevando el tronco sobre sus espaldas hasta el incendio de La Moneda, pasando por Ercil.la escribiendo la Araucana en una tronco de árbol, O´Higgins rompiendo el cerco enemigo en Rancagua, Arturo Prat, saltando al abordaje del Huáscar, o Neruda recibiendo el Premio Nobel. Por cierto estas imágenes no son de consensuales. Según los manuales así se interpretará la imagen de Pinochet sentado con gafas oscuras, rodeado de generales o la de Allende con al ametralleta que le regaló Fidel Castro defendiendo La Moneda. Estas imágenes sirven a una propaganda; es decir de la propagación de un modelo. El decorado, la escenografía; todo se convierte en una puesta en escena. Cada elemento sirve para anclar la leyenda en un significado. Y no sólo en imágenes tan cargadas como éstas, sino también en el retrato heroizado, como el de  Bolívar, del Mulato Gil. El patrimonio de la simbología de la nación se desarrolla sobre el plan alegórico. En él el niño aprende los códigos que lo han de incluir en una sociedad de la cual él deberá ser servidor, servir a la patria. Pero estos imaginarios envejecen y pierden credibilidad  en la medida que paralelamente se desarrolla una imaginería irrisoria. Que desacraliza los valore y las figuraciones de la epifanía política: Ejemplo: El escudo de Colombia: y Danilo Salcedo.

Hay que tener en cuenta igualmente respecto a la imagen una distinción que hace  Jurgen Habermas  ( Théorie de l’agir communicationnel, Fayard, 1987), entre dos tipos de acción sociales posibles para la imagen: la acción comunicadora, que busca el consensus sobre la definición de situaciones comunes y la acción estratégica, que busca el éxito.

Img.: Join the Navy

Img: I WANT YOU FOR u.s: army

Imag. Norman Linsay: en The First World War in Posters. (Los enemigos son monstrous alegóricos)

Imaginario: Tiene dos acepciones; ambas nos sirven: que sólo tiene existencia en la imaginación. La imagen produce un texto o imaginario y en el trazado, la forma y la distribución espacial se intercambian significaciones sociales y morales; y un corpus de imágenes (un conjunto coherente). En todo caso es necesario despejar un ambigüedad. En la sociedad de la imagen en que vivimos,  en general entendemos por imaginario el mundo de imágenes  que caracteriza la condición actual en que se forma la cultura popular del hombre contemporáneo, que se ha convertido esencialmente en homo videns. Sin olvidar que éste es uno de los temas importantes de nuestro análisis, cuando hablamos  de la línea de investigación que proponemos, entendemos por imaginario el encadenamiento de imágenes, con vínculo temático o problemático, que se recibe a través de diversos soportes o medios audiovisuales, y que constituyen un corpus temático o que  el ciudadano interioriza como referente.

Imaginería: Conjunto de imágenes (literarias) usadas por un autor, escuela o época

Iconografía: Tratado descriptivo, o colección de imágenes o retratos.

Iconología: del gr. Icono (eikon)= imagen, lógos (légo) = decir: literalmente “lo que dicen las imágenes”.

La explotación intelectual de una iconografía constituye un punto de partida para cualquier análisis del tipo en que el elemento visual proporciona un ingrediente esencial. Por ejemplo, para el estudio de la idea o el sentimiento nacional.

Esquema de análisis de la imagen:

A las imágenes se le plantea preguntas diferentes según la especialidad. Es distinto como un historiador interroga la imagen, de cómo lo hace un semiólogo, un sociólogo o un historiador tradicional. Para el primero lo que importa es el estilo, para el semiólogo el sentido, para el sociólogo sus repercusiones sociales, para el historiador su autenticidad, su fecha, como fue interpretada en la época..

Las etapas del esquema de análisis de una imagen son:

1) La descripción:
a. Técnica (catalogación)
b. Estilística
c. Temática

2) La evocación del contexto:
a. Cuál era el estilo de la época, la historia personal del artista y eventualmente del donante, así como su relación con la historia de la sociedad de entonces
b. Difusión de la imagen en su época o más tarde.
c. Testimonios de su impacto

3) La interpretación.
a. Significaciones iniciales, significaciones ulteriores.
b. La imagen en la perspectiva histórica: La idea de lo históricamente correcto cambia con las épocas (Es uno de los temas del revisionismo). Por ejemplo en general la historia del colonialsimo es hoy mucho más matizada que en la primera mitad del siglo XX, donde Tintín decía que el “colonialismo era un misión sagrada de la civilización”. Todavía no se encuntra el justo equilibrio de evaluación entre el elogio al colonialismo civilizador y la execración del colonialismo explotador. Respecto a América el Rey produjo una imagen concliadora durante los discursos preparatorio del V Centenario: Estudiar la historia de España en América con “sus luces y sombras”
c. Cómo miramos nosotros la imagen hoy día.

La imagen fotográfica (cine, foto periodística y otras)

1) Crítica global: Analizando las imágenes se puede comprobar una visión favorable o negativa. Por ejemplo antes de la Segunda Guerra Mundial , los alemanes presentaban una visón de los alemanes diferente de la que proponían los franceses. Ver otros ejemplos como la visión de la revolución cubana, por ejemplo.

2) Crítica de autenticidad  de la imagen: ¿Es realmente un documento o es una escena reconstituida?  Un documento demasiado bien encuadrado es dudoso. Ej.  la famosa foto de Frank  Capra, la muerte del soldado republicano. También la iluminación, o el ángulo de toma de vista: si los soldados se ven de frente y de espalda, porque eso requiere dos cámaras lo que en el frente de guerra es imposible.

3) Y finalmente la manipulación de la imagen: En los documentos soviéticos se  muestran a Lenin hablando solo en una tribuna el 5 de mayo de 1920, En 1964 se publicó un segundo cliché de la misma foto en que aparecen al lado Trotsky y Kamenev, que habían sido borrados del tiraje anterior. Un ejemplo en contrario es el film Forrest Gump, donde por manipulación numérica el héroe aparece saludando al Presidente Kennedy

Significado de la imagen:

Significado como fuente:

La explotación intelectual de una iconografía constituye un punto de partida para cualquier análisis del tipo en que el elemento visual proporciona un ingrediente esencial. Por ejemplo, para el estudio de la idea o el sentimiento nacional.

Un ejemplo: En Chile la explotación intelectual del Moaï y los  elementos culturales de la Isla de Pascua, permiten que el país se de una identidad oceánica, que le resulta útil, menos como atracción turística, sino como discurso que apunta al futuro del desarrollo económico de Chile hacia el Pacífico. Función semejante cumplió la ideología de la Latinidad en el siglo pasado, o el indigenismo como fue utilizado en su versión de sustento del Movimiento fundado por haya de la Torre: El APRA. El desarrollo o el retroceso de un movimiento se puede estudiar claramente en la iconografía: Ya los especialistas recurrieron a las medallas romanas para mostrar la adopción gradual de símbolos específicamente cristianos por parte de Constantino y los emperadores que le siguieron. Lo mismo puede analizarse hoy en la desaparición de la simbología comunista, desde la caída del muro de Berlín, incluso áreas del lenguaje analítico han caído en le campo de la marginalidad conceptual.

El Dogmatismo religioso y la destrucción del arte:

En el siglo VI el papa Gregorio Magno ordenó la total destrucción de los ídolos paganos, otros la atribuyen al emperador Constantino y al papa Silvestre. Ghiberti atribuyó a ello la desaparición del arte antiguo –cánones reflejados sobre todo en la estatuaria- imponiendo reglas que impedían la creación de nuevas obras. Dicho de otra manera el triunfo del cristianismo supuso el fin del arte. Lo mismo podemos decir para el arte precolombino, Cortés destruyendo las representaciones de las divinidades aztecas (ojo: ENTONOCENTRISMO EN LA DISTICIÓN ENTRE IDOLO Y ESTATUA), Diego de Landa haciendo quemar los códices. Pero sobre todo es el rechazo a la estética y su gramática formal, lo que destruye el arte precolombino

En este sentido podemos pensar que, más que los discursos teóricos o  las teorías políticas, lo que ha contribuido a hacer avanzar los grandes temas del siglo XX ha sido la fuerza de la imagen. Es claro en lo que se refiere a la defensa de los derechos humanos. Es posible que también el imaginario haya contribuido más a la liberación y a las luchas por la igualdad de la mujer que cualquier otro discurso teórico, como es posible igualmente que las luchas por las igualdad racial hayan ganado más con la difusión de la imagen del “black is beautiful” en todas sus facetas y la música soul -incluyendo el discurso de Luther King: “I had a dream”-, por su efecto movilizador, entre otras cosas, que con todas las teorías sobre la negritud.

El imaginario es una argumentación, como tal busca un “acuerdo previo” con el espectador: Pero el lugar que reserva a gustar, seducir o emocionar es mucho mayor que el que le reserva la argumentación oral.

Son las opiniones (en las que subyacen las creencias, los valores y las representaciones del mundo y los códigos de confianza) las que le dan al hombre su identidad social. En ese sentido los imaginarios se proponen formar opinión.

A diferencia de las certezas o de la fe, que se ponen al margen de cualquier discusión, la opinión en manipulable porque es discutible, porque es móvil, en constante transformación, producto de su persistente condición interactiva.

La diferencia entre el conocimiento y la opinión es que aquel se sitúa  del lado de la objetividad o de la verdad. En ese sentido aspira a ser ahistórico, por el contrario, la opinión se sitúa del lado de lo verosímil. En ese sentido esta fuertemente cargada de historicidad, pues lo verosímil no sólo es coyuntural, sino que contiene las tensiones sociales de época. Por lo tanto son verdades que suscitan una “adhesión variable”. Esta adhesión variable constituye la nobleza de un pensamiento que rechaza todo dogmatismo.

Según el imaginario que analicemos, así los métodos de análisis que debemos utilizar, al igual que los recursos retóricos que tenemos que estudiar. Encontrar la falacia es uno de los acertijos esenciales de este análisis. Si estudiamos la imagen del otro, vemos aparecer todos las figuras retóricas del discurso sobre la alteridad: ad hominem, a contrario, etc., si estudiamos el imaginario nacional o la idea de paz, podemos ver que él se basa en otros recursos. No hay que olvidar que el humor la sátira tiene sus propios recursos: la caricatura es un argumente de amplificación (cf. Si existe)

Método de Análisis icónico:

Primera advertencia: El  análisis icónico es marginal, porque no niega el análisis documental tradicional, pero al margen de él abre caminos a otras percepciones de la realidad:

Segunda advertencia: El imaginario reproduce más la imagen que una sociedad se hace de ella misma, que la imagen de una realidad reputada auténtica. Esto en gran medida porque el documento escrito es como las lenguas litúrgica, como el latín, es una realidad fijada: En cambio la imagen está en permanente interacción con el observador.

Tercera advertencia: La lectura de la imagen se realiza en varios planos:

  1. a) Plano documental: Como tal denota lo que representa: es el decir de la imagen: se trata de  un ícono religioso, un Crucificado. Diégesis. Es el mundo representado en la obra (el término griego, de donde lo extrajo Anne Souriau en 1950, significa un relato o el contenido de un relato). Este mundo tiene leyes internas distintas a las del mundo real. Pude ser coherente consigo mismo a partir de otros principios que los de la naturaleza. Como cuando iniciamos un relato diciendo: “El país de nunca jamás”. Las leyes diegéticas a las que obedecen los superhéroes en los cómics es un buen ejemplo. Pero también en la publicidad y en la propaganda: donde un producto se transforma en músculo, o en rejuvenecedor, etc. La diégeis comprende también la realidad fuera de campo, por ejemplo la ciudad donde se encuentra  el cuarto en que ocurre la escena o el pasado de los hechos y los personajes. Todo el universo que se desarrolla en el tiempo y en el espacio en torno a la obra y que está ligado por una relación de implicación, aunque no esté explícitamente mencionado en la obra. Son elementos diegéticos que pueden ser deducidos por el razonamiento, cuando son necesarios y están virtualmente presente.
  2. b) Plano  operativo: Ejemplo: valor educativo de la imagen: “Biblia pauperum”, o valor comercial o político
  3. c) Plano estético: Valor del estilo, de los recursos de la gramática formal. Gramá tica de la imagen: geometría y aspectos morfológicos: escala, punto de vista, ángulo: frontal o en picado y contrapicado,  efectos de campo, de fuera de campo (off) de profundidad de campo, etc. El análisis de la perspectiva es de extrema importancia, en particular para avanzar en el diálogo cultural. Las diversas culturas han elaborado formas de perspectiva diferente. El mundo occidental conoce varias: la perspectiva medieval hic et nun y jerárquica (en la relación entre los hombres y las divinidades celestiales), la aérea, la lineal o matemática y la cubista. La conquista de América representó también un desencuentro entre dos sistemas de representación, en particular de representación del espacio, con los peligros que hemos señalado a propósito del Fresco de Chichen-Itzá
  4. d) Plano semiológicos: imágenes, códigos sociales, simbólicos, retórica de los signos, connotaciones, referentes culturales, códigos estéticos, valores de implicación: identificación, proyección del receptor.
  5. e) Plano diacrónico: El significado que la imagen ha mantenido o transformado en el tiempo. Los signos recuperados, perdidos, desvirtuados  o negados y sus mutaciones a lo largo del tiempo: la swástica, la hoz y el martillo: La reacción del público depende de la época: La Gran Ilusión de Renoir (1937) film en el cual oficiales franceses y alemanes terminan por estimarse, fue vista como una película pacifista y de izquierda, 10 años más tarde fue vista como una film que colaboracionista que anunciaba Vichy. (buscar ejemplo americano) La imagen del Tío Tom, contra la .esclavitud y cien años más tarde vista como una imagen de sumisión del negro jetón. Caupolicán: Ercilla, Sarmiento, Identidad nacional… etc.
  6. f) Plano simbólico: signos, emblemas, alegorías…, u otros aspecto simbólicos, como los códigos alusivos: al sexo, a la gastronomía, al bienestar, al proyecto de sociedad, es en ellos donde anclan los valore que vehicula la imagen. Este es el curriculum visible, porque es reconocido como voluntad del emisor. Nuestra percepción del signo icónico es una operación mental compleja,  la gramática (línea, color, volumen)  mimética reproduce por analogía nuestra percepción de los objetos del mundo visible, pero en su realización estilística y simbólica, ella obedece a convenciones culturales (por ejemplo, nuestra relación con el color es cultural: rojo, sangre, revolución, verde: ecologista, naturaleza, azul aristocracia, etc.), históricas, sociales y estilística, y se carga de valor.

Lenguaje simbólico:Siglas y símbolos:Las siglas se pueden catalogar en varias categorías:

    1. 1) representaciones caligráficas:  “V” de victoria.
    2. 2) Las que el significado simbólico es más fuerte que la referencia: la cruz gamada, la hoz y el martillo, la rosa en el puño, de los socialistas. Las siglas costituyen una firma visual para los partidos o las ideologías. Una imagen de marca.

Códigos de representación:

    1. 1) Códigos cromáticos: Los coolores vehiculan referencias culturales, referencias que pueden ser igualmente políticas. Hay que tenr en cuenta las diferencias cuklturales: el blanco y el negro no son la misma cosa para Occidente que APRA Oriente. Para Occidentre el rojo es popular y de ozquieda, el azul es aristocrático, el verde escologáista, el negro es anarquista.
    2. 2) Código tipográfico (letras góticas) o código tipográfico el NO de Balmes a la represión, etc. Las letras tricolor para identificar la idea con la efensa de la patria. El plebiscito
    3. 3) Código fotográfico: es la manipulación de la imagen: Los comunistas rejuvencían a Stalin y los chinos a Mao. O hacían desaparecer de las fotos a los lugartenientes en la medida que iban cayendo en desgracia. Importante es el lenguaje de la foto: picado y contrapicado que exalta o disminuye al personaje
    4. 4) Código morfológico (puesta en página), alude particularmente al cartel, puede darse con la máxima austeridad, eje CLIK  de Beltrán
  1. g) Plano subliminal: es el curriculum oculto. Lo que la imagen transmite secretamente, inconfesablemente, y que el emisor no reconoce como su voluntad: el racismo, el machismo, la xenofobia,
  2. h) Plano ideológico: Los planos anteriores se solapan en el plano ideológico, para desarrollar el discurso ideológico sistemático: En particular se dan el plano político: en el discurso del nazismo o del comunismoy de las dictaduras , pero asimismo se dan en el etnocentrismo, que no se abre al diálogo cultural(Cf. Imaginario e Ideología).

Estilo e ideología: El arte es portador de una ideología, de suerte que cuando ésta domina sus formas se imponen, porque la representen y la reproducen. Pero cuando esta ideología es vencida o desautorizada, las formas desaparecen y u estética pasa a ser obsoleta, cuando no perseguida. Los ejemplos son numerosos. Desde la conquista de América por los españoles, que imponen otra gramática forma a las civilizaciones y a las culturas precolombinas, como a las del arte romano que desaparece cuando Constantino se convierte al catolicismo y se destruye la estatuaria y la pintura pagana, o la Independencia de América que rechaza el barroco que asocia con la dominación española, para apoyarse en el neoclásico, que lo ven como el arte del liberalismo republicano.

Recursos de síntesis :

Se puede establecer un léxico de la imagen y formular una sintaxis, aplicable a diversos procesos , productos y dispositivos que miden la comunicación.

Se puede igualmente identificar los modelos y determinar los parámetros de una estrategia del imaginario que sigue una estrategia diferente según ella apunte a negociar o a dominar.

– El Punto de vista. Visión naturalista: Es la que parece reproducir con el mayor realismo nuestra visión ordinaria, La visión naturalista puede ser  realista pero no es la realidad. La elección de puntos de vista condiciona ampliamente la recepción de un mensaje. Mientras más fuerte es el enunciado más perceptible es la prescripción (manipulación). Ejemplo una manifestación. A) Tomada desde una ventana revela que asistió un pequeño número de manifestantes, b) en contrapicado en medio de la manifestación parece una muchedumbre impresionante. Lo mismo ocurre según la forma en que se fotografíe a un político. En contrapicado puede parecer una caricatura por la distorsión de la perspectiva  o puede crecer y ser idealizado por su posición dominante.

En consecuencia, abordando el estudio de la imagen en estos diversos planos llegamos a una lectura diferente del hecho histórico ¿Qué es el hecho histórico? ¿Lo que ocurrió o como la gente lo vivió y lo vive? Es en la vividura del  evento histórico que se valora la realidad. Ejemplo las sociedades escindidas en su apreciación de los hechos históricos. El documento tradicional no agrega nada sobre este aspecto de la historia. En cambio el imaginario al ser un documento vivo puede replantearse la vivencia del suceso y sus consecuencias sobre el futuro. Puede actuar para desactivar en el imaginario social la peligrosidad del hecho.

Lectura de la Imagen:

Lectura de la imagen implica tener presente ciertas precauciones: En primer lugar que en la lengua la lectura es lineal, en la imagen es global y simultánea. En segundo lugar la polisemia, que es mucho mayor en la imagen que en la lengua, lo que genera la desconfianza en la “objetividad” de la imagen. Pero el sentido de objetividad es distinto: lo que es objetivo, más que como es presentado el hecho es el cómo se vive el hecho, o como es vivido por los distintos sectores de la sociedad. En tercer lugar que la comunicación por la imagen supone una secuencia  de factores que hay que distinguir y analizar: Una imagen o serie de imágenes (que siguiendo el esquema de clasificación lingüística de Jacobs, podemos llamar “referente”), un emisor o autor-artista, un mensaje, uno a más destinatarios o espectadores, un soporte y uno o más  códigos culturales (de lectura de signos y valores)

    1. I. La Imagen o serie de Imágenes:

Cumple “la función referencial”:denota y connota. Función denotativa: es el reconocimiento puro y simple del signo icónico: lo reconozco y lo nombro. En todo caso la denotación implica el funcionamiento de tres códigos culturales. El de percepción de la formas, el de representación analógica y el de nominación. Cuando la imagen es enigmática (confusa, arbitraria, secreta, correspondiendo a códigos desconocidos (la escritura maya) o a signos  cuyo sentido hemos perdido (en particular a determinados gestos litúrgicos), la denotación simplemente constata la forma.

Connotación. Pero la imagen es polisémica, abre al receptor un campo de interpretaciones: enuncia, describe, un hecho real o imaginario. La imagen es un significante material de significados sociales y culturales. Ellos determinan nuestra relación con la imagen. La relación entre significante y significado puede ser arbitraria, como por ejemplo los escudos nacionales: El cóndor y el huemul junto a un escudo con dos franjas de color y una estrella, significan (por convención arbitraria) Chile, al igual que un paño de 3 colores y una estrella convenientemente distribuidos. La imagen del pez entre los primeros cristianos, de la cruz gamada entre los nazis, de la hoz y el martillo entre los comunistas, son otros entre los tantos ejemplos.

El retrato es otro ejemplo. El retrato de Bolívar del Mulato Gil remite a un hombre histórico, pero el referente icónico nos habla de independencia, prócer, criollo, formación de la nacionalidad, idea continental, etc.son las elipsis que agregamos a la imagen que vienen  de nuestra cultura. La connotación asocia soignificaciones a la denotación. Ellas dependen, por una parte, de los datos visuales de la imagen: composición, organización formal, etc, (gramática); por otra, de l receptor, de su memoria, su cultura, su práctica social, de su incosciente.

Retórica de la Imagen:

La retórica es, antes que nada, el “arte de convencer”. Apoyándose sobre otros factores dominantes, por ejemplo los sentimientos y la argumentación, pero lo que la caracteriza es que domina el razonamiento. En este sentido el argumento esencial de la imagen es mostrar al espectador “buenas razones” para creer en lo que se la anuncia.

Característico de la sociedad  democrática otorga un gran espacio a “la cultura del convencer”, pues los aparatos ideológicos en la sociedad civil funcionan a la persuasión. A diferencia de lo que ocurre en las sociedades totalitarias donde funcionan a la represión. La retórica es siempre la opción por el discurso contra la fuerza..

El arte de convencer es una inducción al actuar. Ocurre que los hombres en sociedad tienen buenas o malas razones para actuar. Entre estas razones hay que anotar los grandes valores que comparten los grupos sociales. Por cierto estas razones se mezclan con las pasiones. En ciertos momentos de la historia podemos encontrarnos en una comunicación donde domina la pasión, disminuyendo el razonamiento y en otros momentos a la inversa.

Retórica y argumentación pueden considerase sinónimos:  La conexión entre retórica y e imagen, se prolonga en la medida que argumentación es persuasión. Una imagen que intenta provocar la adhesión del espectador sobre una idea, una creencia o lo provoca para hacerle adoptar un comportamiento, es un argumento. Una imagen argumental puede ser manipuladora o no: Es manipuladora cuando tiene una premisa axiomática, premisa que puede ir desde la Fé a la falacia.

La fase inicial de la argumentación es el enmarque en lo real, en un real determinado. Este recuadro, cuando el vínculo está adecuadamente establecido, constituye la base en la cual la opinión imaginada, se sitúa en armoniosamente. Este recuadro referencial, constituye la condición de aceptabilidad  para el auditorio de aquello de lo que quiere convencer. Es lo que se propone la retórica de lo nacional,

Tópicos: Funcionamiento de la imagen: Credibilidad a través del imaginario.

Arthur C. Clark. En El Fin de la Infancia, cuenta que llega una nave extra terrestre, desde la que un ser superior, oculto, pacifica la tierra. Finalmente cuando éste se muestra, tiene cuernos, rabo y pesuñas. Si se hubiese mostrado antes nadie habría creído que podía hacer el bien

Figuras retóricas:

Prácticamente todas las figuras retóricas se dan en la imagen (Buscar ejemplos de la imagen):

    1. 1) La analogía: consiste en establecer entre dos zonas de lo real, hasta entonces separadas, una correspondencia que permita transferir a la una las cualidades reconocidas de la otra. Un argumento clásico del neoliberalismo es que todo el mundo puede hacer fortuna, y se pone el ejemplo de Bill Gates, que partió de nada.
    2. 2) Metonimia: Primero porque la imagen cuadra y fracciona el mundo, es siempre un fragmento de un espacio mayor. El fragmento toma el valor del todo. La metonomia permite designar una cosa por el nombre de otro elemento del mismo conjunto:  la bandera es un sentimiento tricolor intenso (equivale a patriótico)
    3. 3) Metáfora: La metáfora es una elipsis de la analogíaLa imagen tiene un valor metafórico porque establece una transferencia de sentido entre lo abstracto y lo concreto. “El roto chileno”, es una escultura al coraje: a una virtud nacional, por lo tanto es también un símbolo nacionalista.
    4. 4) Litote: decir lo menos para dar a entender lo más: “No soy indiferente a lo que pasa en Chile, quiere decir que me importa mucho”.
    5. 5) Comparación; Particularmente utilizada en la sátira: astuto como un zorro, la caricatura (depreciación superlativa). Comparación figurativa: un phoro, lo comparado y un tema: explícito o sobrentendido: Ej: “que grande que viene el río, Verdejo meando un hilito, Topaze, durante la compaña electora de Juan Antonio Ríos.  Otras comparaciones: civilización o barbarie. La comoaraación destaca el valor: de la nación, de la  cultura
    6. 6) Acumulación
    7. 7) Ironía (sarcasmo); Decir lo contrario de lo que se piensa o se quiere hacer pensar (Cf. Carteles, Mayo del 68)
    8. 8) Alegoría.
    9. 9) Personificación: Hacer de un ser inanimado o de una abstracción, un personaje: Verdejo, por el pueblo.
    10. 10) Synecdoque: Figura que evoca el todo por la parte
    11. 11)

Figuras de la argumentación por la imagen:

Argumento de autoridad (ex autoritas): usado a contrario consiste en utilizar una imagen negativa para desautorizar un valor o una opinión: por ejmplo la imagen de Hitler (de un dictador) , detrás del que habla. Es una imagen ad hominem.

Podemos distinguir tres tipos de argumento de autoridad:

por competencia. Ojo la petición de incompetencia, que consiste en declararse ignorante de un tema, puede contribuir a hacer convincente el propósito

por experiencia: Lo mismo que en el caso anterior, la declaración de inocencia

por testimonio (testigo)

El argumento de autoridad rara vez funciona solo, en general forma parte de un razonamiento de conjunto y sirve para llenar determinados vacíos.

Argumento analógico: por asociación, analogía metáfora.

Argumento ad crumenam A falta de razones se acude al dinero para lograr lo que se desea

Argumentum ad ignorantiam: Dícese del argumento adecuado a la ignorancia de la persona con la cual se discute.

Argumentum ad judicium: Llámase así el que apela al sentido común

Argumentum  ad  terrorem. El que se dirige más bine a la sensibilidad que a la inteligencia.

Argumentum ad .verecundiam, que apela al pudor o a la reverencia que se debe a una autoridad.

Argumentum a pari o a simili: Es el fundado en razones de semjanza y de igualdad entre el hecho propuesto y el que se concluye.

Argumentum baculinum: a falta de razón se contesta a garrotazos. Es la ley del más fuerte.

Los argumentos de sucesión pueden ser de eficacia o éticos: Por ejemplo se dice que un servicio de inteligencia  es bueno, porque permite descubrir al enemigo. Es un argumento pragmático: el valor de una cosa se mide por sus consecuencias: El colonialismo se hizo con este argumento: es  la  vertù –en el sentido de los renacentistas, del Príncipe de Machiavello- per no la virtud.

El modelo: El héroe; el hombre de éxito; pero también el antimodelo, el ejemplo que no hay que seguir: el traidor, el malo. El Evangelio está hecho sobre la argumentación del modelo.

La disociación: entre apareicnia y realidad

El quiasma: Implica un cisma o una inversión del paradigma: ejemplo histórico-ecológico: el hombre centro de todas las cosas , heredado de la antropología griega, a considerar en el presente la tierra como un ser al cual debemos someternos, y del cual no debemos forzar ni abusar de los recursos que nos ofrece (debemos adaptar nuestras necesidades). Este quiasma  implica recuperar una idea de la tierra característica de las culturas precolombinas: la de la Pachamama, la “tierra-madre”. La ecología devuelve su valor a la antropología filosófica precolombina. Hemos llegado al límite del pensamiento antropocéntrico que nace con los griegos, y que establecía la primacía del hombre sobre todas las cosas, en particular sobre la naturaleza. Para dar, con la concepción ecológica sobre la crisis del planeta, valor a las concepciones precolombinas que pensaban en la prioridad de los derechos de la tierra, la Pachamama.

La falacia es un argumento que no es válido pero que tiene la apariencia de serlo. Ya Aristóteles repertorio las falacias en Refutación a los sofistas: La falacia se da particularmente en los cómics. el equívoco, la anfibología, la composición y la división, el accidente, la petición de principios, la falsa causa, la cuestión múltiple, la afirmación de consecuencia y los diversos argumentos “ad”, ad hominen, ad verecundium, ad misericordiam, ad ignorantiam

Recuadrar lo real:

Es una fórmula utilizada corrientemente por la imagen; El recuadraje de la realidad implica cambiar la visión de las cosas. Un ejemplo. El cartel que llama a combatir por la patria y presenta la guerra como un acto glorioso lleno de vida y alegría, olvidando que la guerra es la muerte y el dolor. Si se invita a reclutamiento mostrando los horrores de la guerra, probablemente se obtendrían menos adhesiones. Por eso se da un paso al lado y se recuadra la realidad mostrando la alegría de la chica que quiere unirse a la marina (cf.)

Las imágenes de recuadraje representan una novedad para el espectador, le cambian los puntos de referencia y los convocan a participar en un mundo que ellos veían de forma completamente distinta y en el cual no habían pensado. Recuadrar significa en este caso repensar el mundo, desde una perspectiva completamente diferente. Sin embargo no se puede recuadrar sin tener cuenta de las opiniones, de las esperanzas, de las razones, de las hipótesis, es decir del marco conceptual de aquellos a los que hay que modificarles la perspectiva.

Se pueden agrupar los argumentos de recuadre en tres categorías:

1): La definición: La definición constituye una argumento preciso de recuadre:  consiste en hacer aceptar una demarcación conceptual: Declaración de principios: Pio XI: “El marxismo es intrínsicamente perverso”, Marx: “la religión es el opio de los pueblos” . Declaración de Principios de la Junta: “El marxismo –amalgamado con la UP-contradice nuestra tradición hispánica, cristiana y occidental (verif.)”

Ojo: No hay que confundir la definición como útil de conocimiento y el argumento de definición que es una construcción de lo real con el propósito de argumentar o de legitimar. A menudo los argumentos de definición son también argumentos de legitimación: Para estos efectos, se manipula una definición argumentativa que se presenta como una argumentación normativa o descriptiva.

La definición puede recurrir a un léxico a  una imagen que recuadra el problema en una situación precisa: es la diferencia entre resistencia y terrorismo: será visto de una u otra manera, según se recuadre la realidad. Desde el punto de vista del léxico: Hay expresiones notables: dictadura, por ejemplo: que pasa de magistratura romana a tiranía, en el siglo XIX.

La presentación: ¿Qué hace un león o un cordero en una combate? Es un argumento de vínculo, por analogía: El cuadraje es posible porque hay una cultura metafórica, donde el phoro es el león o el cordero, que alude a un fondo común de cuentos populares. La analogía pretende presentar el valor del tema por un phoro. Los argumentos de vínculos difieren de cultura en cultura: no se puede insultar a alguien tratándolo de vaca en la India.

Los argumentos de cuadraje (enmarque) la definición, la cualificaicón, la amplificación, la disociación.

Tipología de los argumentos que pueden proyectar una imagen: o dimensión argumentativa de la imagen

    1. 1) Puede generar motivaciones  y orientarlas, en el marco, por ejemplo, del recurso a las emociones.

2) Puede referirse a los hechos cuya importancia está ligada al tipo de cultura que domina en la sociedad.
3) Referirse a supuestos, por ejemplo las normas y los valores.

4) Puede utilizar un presentador, cuya autoridad se transmite a la cosa enseñada.
5) Puede seleccionar, calificar e interpetar, en particualr hechos o situaciones
6) Puede asimilar, disociar o hacer amalgamas.

Este argumento de recuadre es particularmente utilizado en la caricatura política.

La presentación: tiene diversos  momentos:

1) la selección de la imagen (descripción)
2) La cualificación (distinguir por ejemplo entre coraje y temeridad, o pacifismo y cobardía, entre prudencia y estupidez, entre dictadura y autoritarismo; muy usado en el editorialismo gráfico, buscar en Sábat…. El argumento de nominación es una forma de cualificación: Nombrando una cosa, éste se recalifica. Es un fenómeno corriente en el imaginario urbano, en particular en la toponimia: el nombre de las calles de los edificios principales ¿Qué quiere decir en Chile, Av. 11 de Septiembre etc.
3) La amplificación: Consiste en acentuar determinadas aspectos. Se da tanto en el imaginario fantástico, como en la publicidad actual, acentuando determinados peligros. Ej. Los patagones gigantes en la época de la conquista, la campaña del terror… La amplificación es una forma muy convincente de presentar lo real.
4) La expolición: Fig retórica desde la Antigüedad que consiste en repetir un mismo argumento (pensamiento o imagen) con distintas formas o acumular varios que venga a decir lo mismo, aunque no sean enteramente iguales: Produce un efecto de relieve:  La imagen puede evocar “el infierno del capitalismo o del colonialismo o del comunismo” que degrada a la persona humana, etc. (cf.) , etc. El sentido de esas imágenes es que son sinónimas o se apoyan en metáforas que ellas mismas constituyen un horror previo: “el horror al infierno”; pero en su conjunto estos argumentos dibujan una  visión global de lo real que tiene amplias posibilidades de despertar en determinados espectadores temores que antes no tenían.

5) La asociación: Significa la creación de un nuevo real, hecho de una nueva combinación de elementos preexistentes, “agrupa las cosas: hechos y actitudes” logrando aproximaciones inéditas. Una agrupación sin vínculo, con el único fin de producir u efecto sobre el auditorio es una “amalgama”: puro procedimiento de presentación sin relación con el razonamiento del argumento.

6) La disociación. Es un método de recuadre de lo real dividiendo o un universo en dos universos diferentes. Hecha la disociación la opinión se acordará con una de las visiones el mundo obtenidas (La disociación filosófica por antonomasia es entre “apariencia y realidad”), o entre el hombre y su obre: (Heiddeger, Céline, Ezra Pound, Borges), etc., entre drogas duras y drogas dulces. La disociación permite romper la unidad de nociones demasiado dogmáticas.
7) Estereotipos: El estereotipo transforma una idea compleja en una imagen simple.
8) Paradigmas:  Son los modos de aplicación de formas lógico-discursivas  o iconológicas de explicación causal de contenido. Algunos autores identifican diversos tipos de paradigmas:

1) Paradigma del desvío explica los fenómenos sociales por la acción original o desacostumbrado de individuos o de grupos
2) El paradigma materialista por las condiciones prácticas, y
3) Paradigma de la indeterminación por los factores impersonales y globales

9) Los supuestos comunes:

Particularmente importante en los argumentos inclusivos (nacionalidad, racismo, etc). Se apoya sobre supuestos comunes: valore, creencias, lugares comunes.

El punto de partida del trabajo de la argumentación consiste en avivar, o activar un valor común. Este valor común, produce un “efecto de comunidad”. Un ejemplo es el discurso de la Hispanidad.

Tres tipos de supuestos comunes se utilizan corrientemente en la argumentación:

Las opiniones comunes: Lo comunmente admitido. A menudo vehiculado por los proverbios, que son máximas portadoras del saber popular: “Más vale pájaro en mano que cien volando” puede ser un argumento conformista por analogía. “Tus sufrimientos no son nada comparados con los de Cristo”. Este argumento fue un  tópico de la iconografía religiosa colonial, inspirada en el Cristo de Velázquez. “El indio aguante mejor el sufrimiento”, reforzado por una iconografía del indios sonriendo en las peores condiciones de vida, como si ellas fueran su estado natural.

Los valores comunes: Son un apoyo esencial para desarrollar la argumentación, Este es uno de los aspectos más marcadamente históricos del análisis, hasta el punto que podemos definir épocas por los valores comunes:

Los lugares comunes: Son argumentos tipos para esgrimjirlos ebn cualquier momento, tienen un papel análogo a las presunciones, por la tanto hay incertidumbre en el acuerdo entre los interlocutores. Un ejemplo de lugar común, es la supremacía de la calidad sobre la cantidad, o comenzar el exordio por decir “no soy orador,,,”, o elogiar al adversario crf. Argumetno corax)

Forma de operar del imaginario:

Opera de manera axiomática, en el mismo sentido que funcionaba la ideología según Marx, que era igualmente una creencia: los valores de una clase, que servía a la defensa de intereses precisos. Al operar así funciona como la ignava ratio, la razón perezosa (así denominó Platón el argumento sofístico), el argumento que lleva a la inercia. Esta es la base de las técnicas publicitarias.

El Valor: 

¿Qué es un valor? Es una figura de lo deseable. En su conjunto instauran una jerarquía de lo deseable.

De una manera  general los valores participan de “un ser en común, de un nosotros. Constituyen la base de la cultura y determinan la manera según la cual los miembros de un grupo dado se instalan en un mismo mundo” (Cf. Resweber: La philosophie de valeurs ¿Qué sais-je” PUF, 1992)

¿Hay valores universales?

Aunque muchos filósofos y muchos teólgos dirían que hay valores universales, lo que es universal es que haya valores. Si no somos creyentes ni idealistas ni materialistas, no podemos pensar que los valores sean de la esencia ni de la naturaleza, los valores son históricos, y por eso quedan atrapados en imágenes, imágenes de época, como son los ideales de belleza; imágenes sociales, como las diferencias que nos muestran los cuadros de las castas, o las que puede haber entre una comunidad cultural y otra.  La no imagen es también una imagen: como en el caso de las culturas religiosas que rechazan la representación de dios o del cuerpo humano.

Los valores específicos evolucionan con la historia. Pueden incluso llegar a ser contradictorios de una época a otras o de una sociedad a otra. Fue el gran problema de la conquista y la causa del etnocidio,

Un rápido recorrido por la historia nos enseña:

a) La Antigüedad distinguía tres valores comunes: la verdad, lo bello y el bien, que son ideales a los cuales el hombre debe tender, pero que además son normas argumentativas: Una opinión será verosímil y tendrá fuerza de convicción en la medida que sea   congruente con uno u otra conjugación de estos valores. El cristianismo pondrá en escena la virtud como valor central, el humanismo la virtù: que se articula en torno a cuatro grandes temas: el control de sí (la vida como obra de arte), la civilidad, el gusto por al belleza y la curiosidad intelectual. La Ilustración asocia la virtù al conocimiento. El romanticismo: civilidad a progreso. El discurso de la postmodernidad es “sobre la pérdida de valores”

No hay comunidad argumentativa si no hay valores comunes. Es lo que une al cuerpo social. Si el cuerpo social se fractura es porque dos comunidades argumentativas se oponen: dos imaginario: Allende/Pinochet. Tres argumentos esenciales hacen directa referencia a los valores: “el argumento sobre la naturaleza humana”, “el argumentos teológico” y “el argumento ético”.

Si clasificamos los valores  desde el punto de vista de su uso en la acción de convencer: podemos distinguir entre valores abstractos: como la justicia, la verdad… y valores concretos como la iglesia, la patria.

Los  valores abstractos sirven más a la crítica. A la justificación del cambio, informan el espíritu revolucionario.

Los valores concretos son característicos de las sociedades más conservadoras.

II. Mensaje:

La imagen organiza los argumentos en forma de discurso.

III. Receptor:

Destinatario o Espectador: Según se conciba la comunicación: Somos receptores de todo mensaje icónico que visualizamos; pero frente a la Mona Lisa somos espectadores y frente a los menajes de la política y la publicidad somos destinatarios. Destinatarios según nuestra cultura, nuestras convenciones y nuestro status o estado civil: Puede ser un mensaje donde los destinatarios sean los niños, la mujer, el hombre, los gay, la tercera Edad, un grupo social o étnico o los que tienen determinadas convicciones. Es el caso de la publicidad dirigida, encañonada o apuntada.

Es en relación con el receptor que se plantea el problema de ícono, relación motivada o arbitraria en la que se funda el proceso del reconocimiento. Es por ello que la cultura nacional tiene que crear un receptor formado icónicamente para reconocer visual y emotivamente los símbolos. Son los aparatos ideológicos del Estado los que tienen esta función. La educación en primer lugar. Son también determinados íconos, los que circulan por el currículo oculto, que permiten visualizar a los enemigos de la Nación. Cf.  Jingoísmo en Pantócrator.

IV. Código:

Sistema de signos utilizados en el mensaje. La comunicación supone un feedback, entre emisor y receptor.

Funciones de la comunicación por la imagen:

Expresiva: Traduce ideas, sentimientos e intenciones del emisor.

Impresiva: Motiva, interpela, solicita y puede condiconar al destinatario.

Referencial: describe un hecho, real o imaginario.

Phatica, de pathos: asegura el contacto, Cf. Emphática

Poética: dimensión estéticaa on lúdica.

Metaicónica. Permite a la imagen hablar de si misma (gramática de la imagen).

El signo icónico:

Sentido manifiesto (explícito)

Sentido latente (implícito) determinadas imágenes despiertan en nosotros deseos, fobias, angustias. Sobre estos suportes psíquicos se injertan la aceptación o rechazo tanto de productos del mercado como de valores. A través de ellos circula el curriculum oculto. Es el sentido latente el portador del proceso de mitificación. En el mito los elementos: las fuerzas naturales, los terrores, etc. son personificados (a menudo sobre modelos antropomorfos y sacralizados), organizando los elementos de la imagen en relaciones simbólicas: tiempo, espacio, formas de paisaje, fauna, hombre, etc. desarrollando discursos que recogen el imaginario colectivo en forma de arquetipos.

Mito y estilo:

En cada estilo hay un mito básico, uno o más. Por ejemplo el romanticisnmo desarrolla el mito del paraíso perdido (El Racionalismo o neoclacicismo desarrolla el mito del progreso: Las imágenes camian en uno u en otro contexto: Por ejem: el indio: en uno es el iuen salvaje, en otro es el bárbaro fiero). Desde el que toman forma todas sus proyecciones culturales: estéticas: el gusto por el paisaje, filosóficas: el buen salvaje; arquitectónicas: la casa solariea , el jardín romántico, el uranismo ecléctico, antropológias: el extoxismo, sicológicas: el sentido del sueño, el viaje, políticas: los ismos, costumbres: el sentido de los cotidiano, lo popular (paraíso es expresión de convivencia, de infancia, de inocencia: la bondad natural del pueblo, incluso en la idea de proletariaddo de Marx, le reivindicación del bárbaro: Calibán, como pueblo, como clase, frente al mito del progreso o asociado a él, como en el caso de Marx), la evasión del mundo,la droga, etc. Estos modelos quedan sólidamente itnegrados en nuestro inconsciente colectivo.

Texto (título o leyenda) e imagen:

El texto puede estar en relación con la imagen en 3 posiciones principales:

Como anclaje: canalizando un sentido entro todas las signifcaciones posibel

Como pasaje o sucedáneo. En elementos dre la narración ausentes de las imagen: en los cómics: “una semana después…”

En defasaje con la imagen: Caso en el cual el texto dquiere una función poética, como en Magritte.

Como una clave otra del enigma de la imagen: lo que la sitúa en otro contexto de significación: la hace vivir del otro lado del espejo: Es el caso de Matta; Vertige, Convencus (esto formularmo mejor)

Funciones de la historia y del imaginario:

Para el sentido común la historia es el conocimiento del pasado. Ella se detiene  en el presente, cuando se hace actualidad; y a partir de allí, los hechos pertenecen no al historiador sino al periodista o al sociólogo.

Sin embargo, ya para Tucídides el análisis histórico era del tiempo presente, sus orígenes y los hechos ayudaban a comprenderlo. En Francia la Escuela de los Anales ha reactivado la problemática de Tucídides y el método esencial de Lucien Febvre y Marc Bloch fue “organizar el pasado en función del presente” Pero para desentrañar los hechos con este espíritu e indicar el hilo conductor une a su función crítica, una función cívica y una función ética. Febvre y Bloch rean en 1924 la revista Annales d’histoire economique et sociale , que más tarde cambiará el nombre por los Annales (Economies-Sociétes-Civlisations. Su método al igual que el de  Braudell ha sido plantarle preguntas al pasado para ayudarlo a comprender los problemas de nuestro tiempo. Los Annales se abren a los estudios comparativos, a los estudios de mentalidades colectivas, trabajan en diversos niveles de la historia: la macro y la micro historia e integran economía, sociología, y geografía a los aspectos culturales y su análisis.

El estudio de la imagen y el imaginario, al igual que la “Nouvelle Histoire” rehabilita cuestiones, por ejemplos relativas a la vida cotidiana, que eran el atributo de la historia del cotilleo, de “la petite histoire” dicen los franceses.  As vez a la investigación sobre el imaginario no se le escapa el “tiempo presente” adentrarse en el cual rechazaban los historiadores positivistas, considerando que era un forma de alejar las pasiones y los intereses de la investigación científica y una forma de resguardar a la vez la objetividad y la autonomía de la disciplina. Dado que muchas cuestiones de historia contemporánea son también “problemas de actualidad” pues algunos actores del pasado próximo están todavía vivos, estos interesan tanto a los periodistas como a los sociólogos y a los historiadores.

Evidentemente el contenido que demos a la historia dependerá de su función. El no es el mismo para todas las sociedades y depende del conjunto de hechos históricos en que la utilicemos.. En Nuestra América en el plano nacional, la historia pretende consolidar la unidad de la nación; en el plano continental o comunitario, en le marco de las nociones de América Latina o Iberoamérica pretende afianzar la identidad.

Todo depende de los focos que secreten historia:

Los 3 focos del conocimiento histórico:

El Estado y sus instituciones: La historia oficial, controla los manuales escolares , la formación de profesores, por otra parte controla los archivos, y los medios de difusión y comunicación, la televisión por ejemplo. Este control es particularmente en los regímenes totalitarios.

La contra historia, se opone a la historia oficial. Carece eso sí de los medios de ella. Existen una contra historia negra en los Estados Unidos (también la historia del mundo a revés es una versión de  las consecuencias históricas. Cf. Cómo España presentaba las consecuencias de la guerra de Cuba), al igual que una contra historia chicana, y existió una contra historia de la conquista hecha por los países que disputaban el dominio de América a España y que se llamó “leyenda negra”. Sin duda que una historia hecha desde la perspectiva feminista puede ser considerado un aporte a la contra historia.

Ejemplos de contrahistoria:

Fig. de Bry: los indios se suicidan

Fig. Caricatura española de la guerra de Cuba: Los negros hacen trabajar a los españoles.

Fig. Imagen chicana, cómic.

En sociedades en que el cuerpo social está escindido, hay incertidumbre incluso respecto a la historia oficial, y existen lecturas históricas contrapuestas; Es el caso de la sociedad chilena,

El tercer foco de conocimiento histórico es la memoria de individuos o de grupos, por ejemplo la memoria del exilio, esta memoria se mantiene también como memoria popular en el imaginario de ciertas fiestas: La Tirana en Chile, la fiesta del cóndor y el toro. Estas fuentes, como otras que generan los sincretismos, mezclan certezas e ilusión, dando, más que un relato, una imagen, sin constituirse en “verdad”.

Es necesario reconstruir la historia sobre nuevas bases experimentales. Una de estas bases, es el imaginario. Se trata de plantearle problemas a la historia más de contarla. Es  un método que sustituye al relato por el análisis.

III. ejemplos de Imaginario;

b) Chichen Itzá: Lectura de la imagen precolombina: Guerra de imágenes: aculturación y etnocidio.
a. Códigos de la secuencia de imágenes fijas: Consiste en hacer coexistir en el mismo espacio simbólico, momentos diferentes y sucesivos del relato.En diferentes estilo: egipcio, glifos aztecas, “perspectiva primitiva”. El martirio de Saint-Denis. En este espacio el intervalo de tiempo más o menos largo entre una secuencia y otra consituye una elipsis.
b. Un  tema fundamental es la aproximación cultural que cada época o las diferentes comunidad tienen respecto a la imagen. El espíritu medieval no imaginaba la historia como una cadena infinita de causas y efectos ni de rupturas radicales entre le pasado y el presente. Para la historia providencial todos los acontecimientos eran contemporáneos, pues estaban ligados a la Providencia Divina. El hic et nunc no es un momento en un proceso terrestre, sino algo que siempre ha estado y que estará en el futuro (Ojo esto vale para las sociedades precolombinas. Fresco de Chichen Itzá). Es la percepción desde la simultaneidad que caracteriza la visión “primitiva”. Es con la perspectiva que el tiempo no es más un flujo que pasa por la obra, sino un momento único. Esa es la idea de modernidad, propia del pensamiento moderno

c. Proyecto colonial protestante y proyecto colonial tridentino; -Se construyen ambos sobre el imaginario.

i. El arte: La utilización de las artes visuales en el proceso de evangelización en América:  La utilización de las artes visuales era uno de los puntos que más pasión despertaba entre los historiadores católicos y protestantes
ii. La ciudad.

b) América imaginaria: La imagen del otro:

El otro puede ser visto a través de distintos imaginarios:

1) Como pura alteridad: cf. América imaginaria

2) Como adversario: es la imagen del enemigo: Visión de la guerra de Cuba, o de la guerra del Pacífico. Más fuerte en la literatura que en la imagen en Chile: La Generala Buen Día, Adiós al 7º de Línea, etc. La representación del adversario es una de las más antiguas figuraciones que la iconografía nos ha legado, en una larga tradición de sátira política y de caricatura: el adversario animalizado, enmascarado, diabolizado. Son formas mayores de una retórica del “NO”: El Papa asno de la imaginaería luterana, el lutero cerdo tocado como una gaita por el diablo de la iconografía tridentina: el revoluconario con el cuchhillo entre los dientes, ell judío con dedos filusdos, los tiburones del capitalismo, en Chile e habló de las pirañas. Estos son sólo algunas estacviones de un viaje por al sátira política.

En esta imaginaría del “NO” descubrimos 3 figuras tipos de imagen:

1) la máscara: La marioneta y el que mueve los hilos (el titiritero en la sombra que hay que desenmascarar). A la máscara se puede asociar la retórica del doble rostro.
2) El bestiario: el que combatimos es una verdadera bestia: la metáfora del animal se asocia a la ironía.
3) La representación real: la foto-prueba: Montesinos cohechando a un políticio.

En la representación del enemigo la imagen política recupera su función naturalmente subversiva. Busca desautorizar la imagen que el adversario trata de imponer

c) Representación de la idea de bienestar.Es un imaginario. Existe desde la época romana pasando por el Renacimiento. Petrarca (Secretum (1342-43), y el De Vita Solitaria (1346) reflexiona en “cómo se entra y se sale de la vida”, elección de un paisaje y construcción de una casa “parva sed apta”. Cf. La vida como forma de arte de Burckhardt: El Cortesano de Baldasssar Castiglione. También Vita sobria o regolata (1558) de Alvise Cornaro, breviario de la vida larga y feliz, llega a convertirse en el modelo de una burguesía urbana e intelectual, de modestos recursos, que con una justa y prudente estancia en el campo logran   transformar la vida de notarios y abogados de ciudad en gentilhombres de campo: El modelo es una vida activa y contemplativa a la vez. En Chile se ha dado históricamente en una concepción señorial de la vida, que se basaba en el gusto colonial, como signo de distinción: casa solariega, muebles fraileros, cuadros religiosos, patios con memoria de cortijo. Un ambiente que hablaba de la casta y  que expresaba una sólida concepción de la familia. A ello se agregaba el vestir a la inglesa. La revolución burguesa en el imaginario, que en realidad se activa durante la época de la dictadura, consecuencia del éxito del modelo económico, privilegia el departamento y el confort frente a la distinción señorial. Empieza a desarrollarse una americanización del gusto, que impulsan activamente los nuevos centros comerciales.

tridentino; -Se construyen ambos sobre el imaginario.

a. El arte: La utilización de las artes visuales en el proceso de evangelización en América:  La utilización de las artes visuales era uno de los puntos que más pasión despertaba entre los historiadores católicos y protestantes
b. La ciudad.
c. maginario Nacional para fundar las Repúblicas:

 

Notas de Benedict Anderson: Imagined Communities  Londres 1983 (L’immaginaire national, La Découvert, Paris 1996)

Nación: Comunidad política imaginaria, e imaginada como intrínsecamente limitada y soberana. La nación es un dibujo (o proyecto) que se alimenta de una imagen (la imagen genérica de la “Nación X”) y a partir de él se intenta plasmar la vida del grupo social. Una figuración compuesta de un conjunto de efigies a la vez heterogéneas y coherentes. Heterogéneas pues comprende diversos géneros y coherentes porque todas apuntan a una idea cohesionadora de la nación. Esa cohesión se rompe  cuando se quiebra el pacto social: es el caso de las revoluciones o de las dictaduras. En esas circunstancias pueden surgir imágenes capitales diferentes. Toda imagen capital es axial, un eje semántico. De íconos referenciales antagónicos pueden derivarse contrapuestas ideas de nación;  con imaginarios diferentes, tener contrarias lecturas de la historia y formularse distintos proyectos de sociedad. Es el caso de Chile donde un sector de la ciudadanía define su chilenidad desde la imagen de Pinochet y otra desde la de Allende.

Distinto es cuando la idea de nación evoluciona de acuerdo a la modernidad. Entonces las nuevas imagen no entran en conflicto con las anteriores, porque en el proceso de su instalación erosionan las antiguas, haciéndolas desaparecer o trasladándolas al panteón de la historia del arte, del folklore o de las catástrofes, pero sobre todo quitándoles poder de convocatoria, privándolas de emotividad.

Ernest Gellner, afirma que el nacionalismo no es el despertar de la conciencia de las naciones: él inventa naciones, allí donde no existen (Thought and Change, Londres 1964) y  continúa, “sólo existen comunidades imaginadas. Las comunidades se distinguen no por su falsedad o autenticidad, sino por el estilo en el que ellas son imaginadas. De los 5 grandes historiadores del XVIII, es Michelet quien ilustra en forma más clara el nacimiento del imaginario nacional, porque fue el primero a escribir en nombre de los muertos.

La historia de las imágenes públicas ha estado siempre a la orden de un discurso. Este puede ser “exclusivo” (en particular en la idea jingoísta o chauvinista de nación) o “ostensivo”, de propaganda que exalta la imagen y la hace venerable, para obtener el respeto; más por lo que representa que por lo que presenta.

Un ejemplo de nación inventada es Suiza. En 1891 se celebró el   600 aniversario de la unión de los tres primero cantones: Schwyz, Obwalden y Nidwalden. Así el estado Suizo decidió hacer remontar su fundación a 1291. La verdad es que sin prevaricación es difícil remontar el origen de Suiza más allá de comienzos del siglo XIX. Fueron los franceses los que impusieron la creación del República Helvética, durante la invasión de 1798, sólo en 1803 con la adquisición del Tessino  fue que el Estado contó con una minoría italiana y recién en 1815 que recibió de la Santa Alianza, que castigaba a Napoleón,  las regiones de lengua francesa: Ginebra y Neuchatel, a cambio de la neutralidad y de aceptar una constitución fuertemente conservadora. Otro ejemplo es Israel, Jerusalem nunca fue la capital de Israel.

Nacionalismos del siglo XX:

Los últimos ejemplos nacen de la descolonización de Asia y Africa. Se precisan como una respuesta al imperialismo mundial que hizo posible el capitalismo industrial (ejemplo más reciente Irán). En América Latina se da esta forma bajo una idea de nación revolucionaria, también aparece en el APRA.

Globalización y nacionalismo: 

¿Ocurrirá lo mismo hoy? ¿Surgirá una nueva ola de nacionalismo como respuesta a un nuevo estilo de imperialismo: el imperialismo informático o digital? El imperialismo informático ha hecho posible el capitalismo virtual por el agiotismo informático. Y si entonces lo que lo difundió fue la imprenta, hoy no se imprime, se envía el mensaje electrónico.

Mecanismos retóricos del imaginario.

Inclusión: incluye al individuo en la comunidad. La nación representada es un conjunto de imágenes que “habla de nosotros”. Palabra e imagen se complementan: el himno nacional, con los blasones. La inclusión implica la “construcción del nosotros”.

Selección: El imaginario implica una selección de los hechos para transformarlos en ícono nacional. Es la referencia a los muertos de Michelet: “He prestado a muchos muertos demasiado olvidados la asistencia que yo mismo necesitaré. Los he exhumado para una segunda vida… Viven ahora con nosotros que nos sentimos sus parientes, sus amigos. Así se construye una familia, una cité común entre vivos y muertos.” La exhumación no es aleatoria, los que él resucita son los que  hicieron posible la ruptura con el Antiguo Régimen en 1789”. En la tumba de un artista en Santa Maria del popolo en Roma, se ve el retrato del difunto invocando una gloria que le sobreviva, próximo a su calavera. La inscripción es lo más significativo: “nec hic vivus neque illic mortuus” ( ni aquí vivo, ni allá muerto). La galería de retratos de próceres produce una taxonomía de afectos, añoranzas y valores.

Dominante: ¿Qué es lo que domina la idea general de una época? Dentro de los elementos que se seleccionan hay que precisar la dominante. Generalmente un elemento cultural. Si a un chileno culto se le pide que caracterice en pocas palabras la sociedad chilena del siglo XIX. Su respuesta habría tenido en buena medida como fuente de inspiración a Blest Gana, en particular Martín Rivas. A la misma pregunta un argentino habría respondido basándose en El Facundo de Sarmiento o el Martín Fierro de Hernández. Ahora las referncias serían los artistas del XIX, y en primer lugar los artistas viajeros como Rugendas o Monvoisin. Porque neustra percepción del psasado se está haciendo cada vez más visual. Es necesario explorar los diferentes grados del potecial expresivo inherentes a cada formas: a la forma escrita y visual de la comunicación.

Amaestramiento y manipulación . Cambio de ejercicio de la imagen para responder a situaciones nuevas. La manipulación se diferencia de la argumentación en que es una forma del convencer que no respeta  que no respeta la libertad de recepción del auditorio (le impone la aceptación) Ejemplo: La estatua de Martí llevando en sus brazos al niño balsero: Elián. La beatificación, diabolización o heroeificación de la imagen. Beatificado aparece Pinochet en el retrato de Coke o Stalin en la parada con los niños, diabolizado… , Heroeificados se ven a Juana de Arco para la extrema derecha y al Ché par la izquierda. La manipulación comprende también la carga ideológica. Esta puede asumir diferentes aspectos. En el retrato simplemente cambiando levemente lo gestual, dando, por ejemplo beligerancia a las facciones. Un ejemplo antiguo es el retrato del Almirante Coligny (Haskel, 255: foto)

Alegorización: es la transformación de los hechos o los objetos en símbolos. Los colectivos que buscaban identidad de comienzos del siglo XVII se alimentaron de las figuras alegóricas recogidas en las obras de Alciato, Ripa y Valeriano (cf. supra). Ya nos referimos a las “ars inveniendi” y las “ars reminescendi”, que atan y unen palabras e imágenes montando los “teatros de la memoria”. Las antiguas iconología están siempre presentes, y alegorizan el discurso nacional en los emblemas de los países de Nuestra América.  Por ejemplo, el cuerno de la abundancia figura en el escudo de Colombia. O son remplazadas “inveniendi” por símbolos locales análogos: el águila imperial, por el cóndor en Chile y en otros países andinos.

La Preterición: Las artes reminiscendi comprende tanto lo que se olvida como lo que se recuerda. El imaginario comprende el olvido, indispensable para cortar con el pasado cuando es necesario y para soldar el cuerpo social.  Tzvetan Teodorov  estudia la disociación de la noción de memoria, en el contexto del genocidio, distingue entre “memoria literal” y “memoria ejemplar”. La primera implica que el pasado doloroso sea preservado en su literalidad, lo que implica extender las consecuencias del traumatismo inicial  a todos los momentos de la existencia del presente. La segunda implica”abrir el recuerdo a la analogía para hacer del pasado un principio de acción para el presente (Les Abus de la mémoire, Arléa, Paris 1995, pp.30 y 31).

La construcción de la imagen del poder esta jalonada de continuos homicidios icónicos (Cerca de 2000 estatuas de Trujillo fueron destruídas después de la muerte de éste, y la historia del desguace de la iconografía monumental del poder está llena de ejmplos recientes: Obras arquitectónicas y esculturas del 3er Reich, las del fascismo italinao, la estatuas de Stalin, Mao y Lenin, la de Franco, etc.  El primer caso se da con las nuevas Repúblicas americanas que tiene que crearse una identidad en ruptura con la metrópolis, su imaginario se basa pues en el pasado inmediato: actos y batallas de la Independencia, sus próceres, la nueva clase dominante; o en el pasado más lejano.  Reivindica las culturas precolombinas, al indio, etc. El indio aparece como emblema en el primer escudo nacional chileno. La recuperación es clara cuando se sabe que los indios estuvieron del lado de los españoles durante las guerras de la Independencia. El segundo caso lo precisa   Renan en Qu’est-ce qu’une nation (La esencia de una nación es que todos los individuos tengan muchas cosas en común y también que hayan olvidado muchas cosas: La San Bartolomé [Carlos IX y su madre Medicis] y  la masacre del Midi en el siglo XIII). Es preciso analizar cuidadosamente esta frase porque “tiene que haber olvidado” no quiere decir “tiene que olvidar”, porque se enseña en la escuela, pero la enseñanza obligatoria que forma a los niños con el imaginario nacional en el sentimiento patrio, naturaliza el hecho, le quita emotividad, lo hace pasar a la categoría de las catástrofes y no de crimen. Consecuencia de su misma naturaleza, los grandes cambios de consciencia se acompañan de amnesias características (Véase las revoluciones, por ejemplo, lo que borran  con el codo). De ahí la importancia de la imagen, que puede devolver la emotividad al hecho en una perspectiva revisionista de la historia, rehumanizándolo como hecho histórico: Ejemplo Las cabezas cortadas de los Nordvietnamitas.

Museificación: La museificación es un hecho esencialmente político. En los países que se forman con la Independencia se trata de crear ancestros o de una clase o de un proyecto político: Martí en Cuba es presentado como el ancestro de la idea revolucionaria (Son los “Padres de la Patria”). Se trata igualmente de valorar culturas: Museo del Louvre y Museo del hombre: Acaba el Louvre de abrir una sala precolombina. También de recuperar el pasado sometido en el nuevo cuadro nacional: Chichen Itzá, Machu Pichu. La arqueología monumental permite al estado aparecer como el guardián de una tradición generalizada. El sentimiento nacionalista está interesado en sacar a al luz remotos antecesores. Se hace del nacionalismo una lectura genealógica. La herencia redescubierta de unos magníficos antepasados servía para reforzar el orgullo nacional de sus descendientes. Se ve la expresión de una continuidad histórica, continua y seriada. Muchos pueblos trataron de crearse una identidad nacional por el sistema de reunir los restos materiales de su pasado.

Continuidad. Si se piensa la nacionalidad en términos de continuidad, nada parece más enraizado históricamente que la lengua. En América la lengua nunca planteó problemas a los nacionalistas americanos, la lengua que había permitido las primeras imaginación nacional la compartían con la metrópoli. Se trataba simplemente de americanizarla, es lo que hace le Diccionario Webster en los EEUU, y Bello en la América española. Incluso creando en un momento una ortografía americana. Salvo en Paraguay las lenguas indígenas no parecían capaces de profundizar la idea de nación, como lo podía el castellano.

Popularización: El imaginario nacional, debe popularizarse para alcanzar a todo el cuerpo social. Gran parte de él nace igualmente de la cultura o del arte popular, que recoge diversas tradiciones, las sincretiza y recupera en lenguaje popular y las convierte en imágenes de identidad nacional. Es el caso de la calavera mexicana, que además es cultura crítica, pues permite al pueblo situarse frente al poder y expresar opiniones y sentimientos.

Reproductividad: La idea nación se reproduce en la sociedad civil a través de diversos aparatos o sistema: la educación, el arte, la cultura: una característica que permite la tecnología del siglo XIX: la prensa y la fotografía es la reproductividad incesante de la idea de Nación: libros de fotos magníficamente ilustrados, estampillas con la fauna, la flora y los signos nacionales; sin hablar de los manuales escolares. Medios más populares son las series de episodios nacionales que se reproducen regularmente a través de diferentes medios: revistas, estampas, culebrones, etc.

Naturalización: Transforma un fenómeno histórico en naturaleza.

Factor erosivo: Erosiona el antiguo imaginario y las ideas que vehicula.

Conceptos para analizar el espíritu nacional:

En Deutsche Geschichte, Lamprecht en el siglo pasado analizó el espíritu nacional buscando los siguientes conceptos: lo simbólico, lo típico, lo convencional. Conceptos todos derivados de la cultura. Afirmaba que las artes eran los mejores instrumentos para medir los movimientos del espíritu (Haskell p.350 ss)

En Europa los antiguos reinos comienzan a ser imaginados como naciones, es decir como comunidades soberanas sólo a o partir de la Ilustración, cuando la Revolución destruía el Antiguo Régimen (siglo XVIII) , dinástico, jerarquizado y de orden divino. Ojo: Asociar la historia providencial al orden divino, al antiguo régimen y la democracia al punto de partida de la nueva historia racional. El cambio del esquema histórico implica un cambio en la concepción  de la temporalidad. En la concepción providencial de la historia cosmología e historia se confundían, los orígenes del hombre y del mundo eran los mismos. Estas ideas unían la vida humana estrechamente con la naturaleza misma de las cosas, lo que permitía explicar las fatalidades diarias: Dios me lo dio, Dios me lo quitó, pero ofrecía diversas formas de redención. Una de ellas era el milenio. La oposición entre ambas concepciones de la historia tiene un extraordinario ejemplo en la filosofía chilena: entre las concepciones de Lacunza (providencialista: Dios motor de la historia) y el abate Molina (Ilustración: progreso motor de la historia).  La Ilustración marca en Europa el amanecer de Edad de los nacionalismos y el crepúsculo  de formas del pensamiento religioso, para remplazarlo nada se prestaba mejor que la idea de nación. Belize es el ejemplo más reciente en América de la invención de una nación. Algo parecido se puede decir cuando se habla de resistencia indígena como si los indios fuesen una nación (En el hecho lo son para los niños y los historiadores)

La idea de nación se crea asociando los conceptos resignificados de fraternidad, poder, tiempo y espacio. Esta asociación necesitaba un imaginario para constituirse y nuevos medios de comunicación para expandirse. El imaginario emergente y el rápido desarrollo de la comunicación impresa permitió a una masa de gente, que crecía rápidamente,  reconocerse unido al otro en un inédito concepto de comunidad, donde el concepto de prójimo se renovaba en la flamante noción de ciudadano.

3 factores concurren al surgimiento de la conciencia nacional:

1. La lengua: Valoración de la lengua. El castellano pero americano, como lo definía Bello, Incluso se llegó a proponer una ortografía americana. El factor más importante relativo a la lengua es su capacidad de engendrar comunidades imaginadas, y construir solidaridades particulares. La lengua es un elemento esencialmente inclusiva
2. La difusión de la prensa: Es la lengua de imprenta la que contribuye a la unificación nacional.
3. La renovación y masificación del imaginario (también con la imprenta: reproducción de icónica de la historia, la nación con el efecto fetatorio que enseñan al ciudadano a reconocer el poder y las virtudes nacionales: por ejemplo el sacrificio por la patria). En este punto hay que señalar no sólo la iconografía sino el estilo. El estilo es un factor de poder, pero también de erosión del poder. Estilo de poder para el Antiguo Régimen fue el barroco. Éste fue erosionado por el neoclásico, que valoró el racionalismo y las ideas liberales. El estilo era portador de una fuerte crítica al Antiguo régimen. David pintaba el juramento de los Horacios y a Bruto para representar escenas públicas de virtudes antiguas cuando las virtudes modernas parecían brillar por su ausencia. En el caso de América cuando las virtudes del régimen colonial se desconocían. David ha sido más que cualquiera otro artista de introducir en el pensamiento histórico la idea de que un cambio en el estilo puede indicar un próximo trastorno de la sociedad en general.

Efectos del Imaginario:

1) La creación de un nosotros. La cohesión del grupo para crear la nación. Ella es imaginada como “comunidad” porque pese a las desigualdades que pueda haber en su interior, es concebida como una camaradería profunda, horizontal. La literatura nacionalista desempeña aquí un papel decisivo. Recuérdese las novelas de Cooper: La amistad que une al trapero blanco con el jefe Delaware: Chingachgook. Los dos hombres son presentados como “americanos” que luchan por su sobrevivencia contra los franceses y los pérfidos agentes de Jorge III. Fraternidad que llega a los superhéroes en los cómics de fines del siglo XX, en que se obliga a introducir una cuota de negritud entre los personajes positivos. Negritud pero no mestizaje -Los negros se emparejan entre ellos. Uno de los cambios más recientes del imaginario del grupo social son las parejas mixtas- porque la sociedad puritana a diferencia de la católica es en América prohibía categóricamente el mestizaje, incluso el inglés tuvo que pedir prestado el nombre mestizo al español.
2) Ejemplos de literatura nacionalista son muchos: Kipling, Ridder Haggard, en Chile: Los episodios de la guerra del Pacífico, etc.

La literatura y el arte emplean técnicas de inclusión en el concepto de nación. Mark Twain es otro ejemplo: en Huckelberry Finn, la solidaridad de Jim, el viejo negro y Huck en el Mississipi, en un avant-guerre donde el negro es todavía un esclavo. La solidaridad del negro y el blanco en la formación de la nación pasa por varias etapas. Desde la fraternidad alegórica, el discurso de Jamaica de Bolívar sobre la sociedad criolla: el blanco con su dulzura esta naturalmente destinado a mandar, el indio no aspira al poder y el negro se siente en familia en la casa del amo, hasta, hasta la ruptura de esa solidaridad que se busca en la Guerra de Imágenes que fue otro frente de la guerra de Cuba, en que el España trata de romper la solidaridad  nacional cubana, presentado al negro como la barbarie y un peligro para el blanco si la Isla se independiza.

2) La pintura y la imagen utilizan el deleite, la turbación, el horror y sobre todo la enseñanza para alcanzar una forma de persuasión y mover o movilizar a los hombre: moverlos a la obediencia: uno de los fines del imaginario nacional, o movilizarlos a la acción, uno de los fines del imaginario revolucionario o de guerra.

Una fraternidad que desde hace 2 siglos, ha hecho tantos millones de muertos, compuesta por gente dispuesta a morir por un producto determinado de su imaginación. Ese es el problema central del nacionalismo ¿cómo es que el imaginario étriqué  (estrecho) de la historia reciente (apenas más de dos siglos) pude engendrar sacrificios tan enormes? Esto es lo difícil de explicar la atracción que siente el pueblo por una idea inventada, el fruto de su imaginación. Lo interesante es precisamente en este caso es el carácter eidético del imaginario, que produce emociones imaginativas y entran con viveza en los individuos fermentando la imaginación patria. Lo complejo es cómo estudiar la formación de ese  sentimiento, evidentemente manipulado pero no menos real,  puesto que pone el valor de la nación por encima de la vida.

Cuando el cuerpo social rompe la solidaridad en el curso de un conflicto fratricida, como se dice insistiendo en la idea de ruptura del parentesco, se lanza el discurso opuesto para designar al considerado enemigo como anti-nacional: antichileno, etc.

El problema de estos conflictos es cómo se cierran las heridas: Una inmensa industria pedagógica se destina a los jóvenes de los EEUU para que rememoren , olvidando las hostilidades, la Guerra de Secesión. Es posible que si la Confederación hubiese triunfado esa “guerra civil” habría sido remplazada en la memoria por algo mucho menos fraterno.

A la vez que se critica la patología del nacionalismo racista, engendrado por el odio, no hay que olvidar este amor que inspira la nación o la comunidad, cuando ella se distingue en el marco de una nación multiétnica, es un amor que se confunde con la naturaleza, especialmente en la terminología: Madre Patria, Pachamama en la reivindicación del indigenismo, etc. Los dos idiomas denotan algo a lo que se está naturalmente unido. Lo natural es algo que uno tiene pero que no ha elegido, contra la cual no puede ir: “es mi naturaleza” le dice el escorpión a la rana. Así la existencia nacional es asimilada al color de la piel: “Black is beatiful” en los movimientos de reivindicación afroamericana de los sixties y a un sentimiento black en la música: to have soul, al sexo, también en el relance de la identidad negra en la música soul y el caso de Fidel hablando de los condones chinos, al parentesco o al lugar de nacimiento. Los productos culturales inspirados por el nacionalismo: canción, poesía, pinturas y esculturas, arquitectura, etc., son testigos (y reproductores, cuando no iniciadores) de este amor. Es raro encontrar productos nacionalistas análogos inspirados en el odio. Los hay en A.L. en las primeras versiones de los himnos nacionales se expresaba el odio a España, luego fueron expurgadas, también en la poesía contra la guerra con España en 1861.

La explicación se encuentra en las raíces culturales del nacionalismo:

Ejemplos de cultura nacionalistas: cenotafios: Tumba del soldado desconocido. Estos monumentos están saturados de un imaginario nacional espectral. En Chile el monumento al roto chileno. El imaginario nacionalista en su preocupación por la muerte tiene una analogía profunda con el imaginario religioso.

De la nacionalidad a la identidad:

Para la naciones modernas como para las personas, la conciencia de estar sumido en un tiempo seriado, secular, con todo lo que implica de continuidad (léase tradición), y sin embargo de olvido, produce la ruptura de fines del siglo XVIII y hace necesario un discurso de identidad. Esta construcción se hace desde el presente: un fenómeno es engendrado por otro: la II Guerra Mundial es engendrada por la Primera, la rebelión en el Gueto de Varsovia engendra el Estado de Israel, El APRA es engendrada por la Tahuantisuyo, Fidel es engendrado por Martí, y la revolución cubana por la guerra de los mambises, La Junta Militar es engendrada por la Primera Junta de Gobierno, etc. Es la necesidad de legitimar el presente en el pasado.

Hegel y el espíritu nacional

El espíritu colectivo de una época, el espíritu nacional en Hegel: “Cada paso por ser diferente de todos los demás, tiene su propio principio, determinado y peculiar. En historia ese principio se convierte en la determinación del espíritu, un peculiar espíritu nacional. Es aquí donde expresa concretamente todos los aspectos de su conciencia y voluntad, su realidad total; es esto lo que imparte un sello común a su religión, su construcción política, su ética social, su sistema legal y sus costumbres, pero también a su ciencia, su arte y sus conocimientos técnicos. Estas cualidades individuales deben entenderse como derivadas de esa peculiaridad general, el principio particular de una nación. A la inversa, de los detalles objetivos presentes en la historia ha de derivarse el carácter general de esa particularidad” cit. Por Haskell p. 222.

Imaginario para fundar la nación americana (diversos temas):

1. La referencia a la historia es a un pasado reciente: Independencia, República…

Este imaginario aparece tanto en la literatura como en el arte. En literatura El Periquillo sarniento cumple la misma función del discurso de Bolívar sobre la ineficacia de la colonización española. El Periquillo vagabundo de vive de lo que puedas se pasea por México lo que le permite al autor describir hostales, hospitales, prisiones aldeas perdidas, monasterios, etc., insistiendo siempre en en un punto capital: el gobierno español y el sistema  educativo favorecían el parasitismo y la pereza.

Por encarnizadas que fueran las guerras de la Independencia en América, eran guerras entre parientes. El vínculo identitario aseguró que pasado un período de acrimonia, los vínculos culturales, económicos e incluso políticos se renovaran entre las antiguas metrópolis y las nuevas naciones. Por eso podemos afirmar que no hubo descolonización.

2. Civilización y barbarie, para construir la modernidad del siglo XIX (La xenofilia de los países de inmigración)

Se puede asociar a tres textos:

1) Sarmiento,
2) Alberdi: Bases
3) Pedro Fermín Vargas, colombiano, formula la “política sobe los bárbaros” (Pensamientos políticos y memoria sobre la población  del Nuevo Reino de Granada, Bogotá 1953, pp. 100 a 115; cit. por Lynch p.260 ss.): “Para extender nuestra agricultura, sería necesario hispanizar a nuestros indios. Su flojera, su estupidez y su indiferencia hacia las tareas normales hacen pensar que salen de una raza degenerada que se degrada a medida que se aleja de sus orígenes (…) Sería deseable que los indios se extinguieran, por mestizaje con los blanco, liberándolos del tributo y de otras cargas y acordándoles la propiedad privada de la tierra”.

a. La Iconografía histórica: batallas , Primeros Cabildos
b. El retrato distingue al individuo del grupo El retrato  es el género característico del poder. A través de él el individuo se distingue del grupo. El retrato es uno de los géneros esenciales en la fundación de las naciones: En el caso de las Repúblicas americanas, el retrato tiene que  mostrar la nueva clase dirigente, tanto política, como social y económica. El poder se expresa en el porte y en los atributos.  Nombre con el cual designamos los signos que rodean al personaje, vestimentas, joyas, libros, banderas, dicen de su dimensión particular y lo sitúan en un orden social y cultural. Cuando las clase medias quisieron mostrar su movilidad social en el siglo XIX, la fotografía respondió a sus necesidades y a su presupuesto.

  1. c. Civilización y barbarie.

d. El Imaginario del Poder.  La Crítica al poder. La Caricatura, parodia el retrato, se sitúa en los límites, transgresores de las prohibiciones. El poder no se puede definir simplemente, porque es un campo de interacción: “Todo es político”. Ya lo analizaron en su momento Gramsci: aparatos de hegemonía y Althuser : Aparatos ideológicos del Estado. En este sentido ¿Qué imagen es política? La referencia a la imagen puede aparecer como política, sin que éste haya sido su propósito “Gracias a la vida” de Violeta Parra es un ejemplo
i. Imágenes aduladoras.
1) Barroco, representación del poder: Alegoría: de la Iglesia o de los reyes en el marco de la alegoría de las Cuatro Parte de la Tierra.
2) Legitimación del Poder:
a. cura de las escrófulas por Napoleón
b. La Familia Mengano: legitimando la dictadura en relación con los derechos humanos
ii. La imagen como medio de propaganda negativa: Cuadros, Estatuas incluso monedas pueden tener una intención claramente ofensiva.
1) la leyenda negra nace precisamente de imágenes antes que de textos: Son las de de Bry.
2) Claramente la caricatura que se ve a San Martín montado sobre el burro que es O’Higgins, etc, El límite es la caricatura, por obvio no es menos eficaz: Recuérdese la frase de Hearst a Remington: “Ponga Ud. las imágenes que yo pondré la guerra”
e. El leader: Figura cardinal de la política: En el campo democrático la imagen debe dar tres imágenes: representatividad, credibilidad y fiabilidad. La imagen política del leader: Está centrada en la construcción de una imagen e marca, que es una representación mental.
f. La Imagen en la formación de la Nación:
i. ¿Cuáles son los valores que se quieren introducir y que sirvan para cimentar el cuerpo social?
ii. ¿El cuerpo social, existe realmente?
iii. Valores políticos: en el caso de las Repúblicas Americanas: valores republicanos, más que democráticos: Símbolos e imágenes

g. Lo “históricamente correcto”Así como hay un “políticamente correcto” hay un “históricamente correcto”. Lo históricamente correcto puede tener 2 lecturas:

1) Legitma  un acto bajo esta idea, por ejemplo: un golpe de Estado
2) Responde a la necesidad de un  manual de historia nacional
3) Es lo que busca la historia nacional, pues ella debe mantener la cohesión de un pueblo en un contexto de relaciones sociales, políticas e internacionales (Cambiar la memoria literal por la simbólica, naturalizar en la historia los hechos que rompen el consenso del cuerpo social; rescribir la guerra del Pacífico, con otro lenguaje que el de Hinostroza o el de Pacheco (cf- Los héroes del Pacífico o aventuras de La ex – Jenerala Buendía, Novela histórica relacionada con la guerra entre Chile, Perú y Bolivia,   ilustrada, Santiago 1887).
4) La pintura y la imagen utilizan el deleite, la turbación, el horror y sobre todo la enseñanza para alcanzar una  forma de persuasión y mover o movilizar a los hombre: moverlos a la obediencia: uno de los fines del imaginario nacional, movilizarlos a la acción, uno de los fines del imaginario revolucionario o de guerra.
5) Hay un elemento que considerar que a menudo se escamotea. Los grandes acontecimientos históricos se ven siempre como inteligentemente preconcebidos. En los grandes conflictos, en los golpes de Estado se veía la mano de los servicios de inteligencia,  la CIA, el ojo de Moscú, la diplomacia vaticana. A menudo son productos de la estupidez más que de cualquier otro factor. Pero este es un ipso que los historiadores escamotean ¿Qué más políticamente incorrecto que De Gaulle declarando en Quebec “Viva el Canadá francés”? Sin embargo los franceses hicieron una política para cubrir esta estupidez y generaron un auténtico movimiento independentista, que no soportaría en su territorio, como si alguien Córcega fuera a decir “Viva la Francia italiana” o en Estrasburgo: “Viva la Francia alemana”, sin hablar del país vasco… Nuestra historia en América Latina está igualmente trufada de estupideces, que deberíamos tener en cuenta cuando analizamos lso fenómenos históricos. La imagen, en particular la caricatura tiene el mérito, frente a la historia oficial, de poner en evidencia estas estupideces.

e) Lectura de la Guerra de Cuba de 1898 en la caricatura
f) El imaginario en la formación del proyecto nacional: Progreso y modernidad.

a. La Revolución mexicana: Vasconcelos y el muralismo
b. La Semana de Arte Modeno en Brasil

g) El paso de la memoria literal a la memoria simbólica, para reinstalar un imaginario nacional galvanizador y reconstituir el cuerpo social.

– Cada época tiene sus terrores, y cada sociedad los suyos: Se puede estudiar el imaginario del terror: el peligro amarillo para los EEUU hasta la II Guerra Mundial, Los tanques rusos frente a la moneda, la invasión del espacio urbano por los sin casas, de la burguesía chilena, etc.

 

Otros Temas del imaginario:

La mujer, Tema de la sátira cf, Hoggart, cap.3

El gusto: Es otro gran tema que se puede analizar a través del imaginario, pero el gusto alude también a los valores y al modelo de sociedad que reproduce esos valore. Un gusto por la casa colonial y el mobiliario del mismo estilo, es expresión de una sociedad señorial; los valores muebles, auto, confort, asociados a una  vida en departamento más en que en la casa solariega, representa un imaginario de valores burgueses, asociados al consumo, pero evidentemente más democrático que el señorial.

La ciudad: evolución, dentro de él, la plaza, el barrio, etc.

El obrero:  un tradición figurativa centenaria , desde la revolución de octubre: overoll, brozo musculos, útil de trabajo en la manio…Esta imaginería corresponde a una sociedad moderna, integrada, donde el el obrero tiene un status reconocido. La representación gráfica, tal como ella se desarrolló en los países sociales, traduce el rechazo de esta condición, en dos versiones: versión negra: el obrero alienado como el no quisiera seguir siendo, y versión rosa: el obrero tal como el será mañana: modelo y guía del pueblo. Esta imagen del obrero dura desde la Guerra Civil española hasta Mayo del 68, pero poco a poco se convierte en caricatura. Porqué en las sociedades occidentales el obrero ha perdido su conciencia, y el sentimiento de pertenecer a una de clase, menos aún de tener una sola opción electoral y distribuye sus votos entre todos los partidos con un fuerte apoyo a la extrema derecha, Ningún partido puede ahora declararse legítimamente como partido de la clase obrera.

Es interesante desde esta perspectiva analizar la imagen del obrero en Chile. A través de su estudio podemos ver si hubo o no un proceso de industrialización y una revolución burguesa, o la imagen del obrero no sale de una imagen bastardeada del campesino, cuando claramente no reproduce estereotipos ajenos de obreros…

La muerte;

El amor: Tema muy tratado en la litertura romántica.

IV. Propuesta: Estudios sobre el imaginario. Banco de Imágenes: MIA

Hay que interrogarse sobre la base de datos de que disponemos y sobre las herramientas que podemos utilizar.

Es preciso crear una gran Iconoteca: es decir la biblioteca de la imagen. Los medios actuales lo permiten recurriendo ala informática: creación de banco de imágenes.

La información sobre la imagen es todavía muy fragmentaria. Y los sistemas de indexación carecen de especificidad para considerar las variables propias de las diversos imaginarios.

Sistemas conocidos: Iconoclass, de clasificación decimal de imágenes a partir de la historia del arte, requiere un gran conocimiento., el sistema francés Garnier: es sobre todo aplicable a la iconografía medieval, Iconos, establecido a partir de la banca de información política de la documentación francesa. Hay también thesaurus establecidos por casa editoriales  o agencias fotográficas, Hachette y Gamma , pero están destinados a manejar sus propias colecciones.

Instalar la investigación sobre el imaginario:

Instalar la investigación sobre el imaginario como pretende la MIA es un vasto programa, para lo cual es necesarios señalar las operaciones que son constitutivas y las perspectivas que se abren  a partir de una identificación de los principales soportes de comunicación.

Esta investigación supone:

1) La constitución de un banco de imágenes, a partir de una identificación de los principales ejes de búsqueda: autor, tema, topografía, soporte en que se inscribe.
2) El banco puede abarcar las siguientes fuentes:

a. Crónicas ilustradas
b. Relatos de viajeros (Rugendas)
c. Colecciones de dibujos, grabados, pinturas, esculturas…
d. Iconografías nacionales.
e. Hemeroteca
f. Volantes; carteles, etc.
g. Decorados: tapices, porcelanas, artefactos, joyas…
h. Propaganda
i. Libros de trajes.

3) Técnica múltiples de consulta del banco de imágenes, una consultación activa, que  permita abrir y crear circuitos relacionados y que permita una actualización permanente.
4) Un trabajo más específico de educación y cultura de la imagen: Una formación que enseñe a interrogar la imagen, desde la disciplina desde la cual se la reqiere y en relación con la  coyuntura temática que se investiga.
5) Desarrollo de técnicas de análsisi que no se limiten a una retrospectiva histórica o museográfica de la imagen y sus soportes, sino que aclare los avatares de los mensajes, sus transformaciones y desviaciones diacrónicas, las réplicas y dúplicas que recibe el mensaje de parte de sus adversarios, etc.