El cartoon y la viñeta

La caricatura política, digamos la tira cómica y el cartoon, comienza a tener una gran presencia en los periódicos a partir de la segunda mitad del siglo XIX, de suerte que al terminar el siglo ya están bien implantados comienzan a desempeñar un papel fundamental orientar la opinión pública. Un ejemplo de peso histórico aparece al constatar cómo la caricatura –de reciente aparición en los periódicos americanos- se utiliza para orientar a la opinión pública de los Estados Unidos a declarar la guerra a España a fines del siglo XIX. Una ofensica mediática a la que se comprometen asimismo los periódicos hispano-amercanos La que a a ser la guerra “hispano-cubana”, que en realidad es una guerra “hispano-americana” de independecia para Cuba y de dominio para los Estados Unidos, la llamada “Guerra de Cuba del 98,” es también una guerra de lápices y pinceles: un guerra de dibujitos.

Si recorremos la historia de la sátira gráfica en América Latina, la primera caricatura política que encontramos concierne a Chile. Datada en 1819 se refiere a la independencia. Es una crítica al pueblo chileno, presentado como borregos, que aceptan la conducción de O’Higgins, con orejas de burro, montado por San Martín y  rodeado de otros próceres de la independencia. Es una caricatura hecha desde la perspectiva de la política española.

Al finalizar el siglo encontramos el humorismo gráfico cumpliendo plenamente sus funciones, la caricatura se utiliza intensamente para manipular la opinión pública. Los Estados Unidos, antes del hundimiento del Maine, van a lanzar una ofensiva a través de los dibujos gráficos sobre todo en  los periódicos de Nueva York. Ofensiva a la que responde España,  y que también va a tener repercusiones en Cuba y en Puerto Rico. En Cuba en particular, se enfrentan dos sectores, uno proespañol y otro, independentista. ¿Cómo lanzan este discurso? Los Estados Unidos van a tomar como referente la leyenda negra, leyenda montada por los autores ingleses y franceses del siglo XVIII, para desautorizar los título de España a los dominios de América. En España, en general , lhay una falsa idea de lo que es la leyenda negra, se atribuye a los latinoamericanos su formación de esta leyenda, pero la verdad es que viene de fuentes holandesas, de fuentes inglesas y francesas.Se acuña a fines del siglo XVI en los grabados de Teodoro de Bry, una síntesis en imágines de los  viajes a América, en la cual hace una fuerte crítica a la conquista española. Luego Francia, Inglaterra e incluso posteriormente los Estados Unidos, con escritores como el abate Reynal, Montesquieu., Robertson, Prescott, van a difundir la idea de una España que destruyó Las Indias. Se inspiran  en la obra de Las Casas y crean un imaginario de la destrucción de Indias , emblematizdo por los conquisrtadores: Pizarro, Cortés… Cuando llega el 98, a estos personajes de la Conquista, se le agregan los que están al mando de las tropas españolas en la Isla ,  en particular Weyler, que es uno de los más criticados. .

Dos ejemplos concretos  pueden mostrar cómo funciona la caricatura en la adiestramiento de la opinión pública política:  uno formando la opinión interna y,  otro,  desde el punto de vista del diálogo cultural. Es decir, cómo se genera una idea del otro, cómo se define una alteridad a través de la utilización de la imagen para crear una serie de estereotipos, que sirven de base a esta comprensión mutua. Una serie de imágenes que produce la dictadura militar chilena, inmediatamente después del golpe, es un buen ejemplo. La idea esencial de la dictadura es tratar de generar un sentimiento de aceptación de los militares y, a continuación,  rechazar el discurso antidictatorial que se genera en Europa. Frente a esa idea esencial, van a componer una tira cómica cuyo personaje es un militar: el Capitán Toñito. Toñito recupera toda la tradición castrense y busca generar un sentimiento de simpatía respecto a los militares. Pero además de este personaje, numerosas tiras cómicas van a salir a enfrentar la crítica que se le hace a Chile, en particular, respecto a los derechos humanos. Vean ustedes las secuencias de estas viñetas, en la primera aparece el personaje diciendo “Derechos humanos”, y en segundo lugar grita a la chica “¡Te atreves a hablar de derechos humanos!” y ella finalmente en el suelo dice “Sólo era una opinión”. Es decir, uno de los golpes más duros que tiene que soportar la dictadura es el ataque por su violación de los derechos humanos, que trata de desvirtuar a través de esta imagen.

Imágenes semejantes reproduce el discurso dictatorial que señala a la oposición, definiéndola esencialmente como antipatriota. En la Declaración de Principios de la Junta de Chile dice que el Golpe de Estado se justifica, porque el marxismo contradice nuestra tradición hispánica y nacional. Son dos conceptos que se utilizan en el discurso de legitimación de la dictadura. Justamente esa idea de antipatriota, de mal chileno, va a ser reproducida a través de la tira cómica que dice “Voy a hacer la tarea de Arturo Prat” –quien conoce la historia de Chile, sabe que Arturo Prat es un prócer: héroe de la marina con un día feriado en su honor. “¿Qué insinúas, que soy flojo?” -Responde el niño “¿Insinúas acaso que soy antipatriota, flojo antipatriota?, ¿Querés decir que soy un mal chileno? Hoy día estoy muy susceptible”. Es decir, que la dictadura militar va a utilizar el humor gráfico precisamente para tratar de generar a nivel nacional un discurso de legitimación que le permita responder al discurso internacional, que ataca fuertemente a la dictadura, justamente por violar estos valores. A su vez en Europa, el discurso es esencialmente diferente, no sólo en el humor gráfico, no sólo en el editorialismo gráfico, sino que en los cómics van a ver aparecer a un dictador, que es evidentemente la caricatura de Pinochet. Un dictador que a la vez que tortura, reza, es decir, un dictador que se vincula con esa imagen del nacional catolicismo, que en Francia nació del discurso de la derecha católica que fue Maurras, y que en España se concretó en la imagen de Franco. Ahora, Pinochet se convierte en estos años, en el dictador por antonomasia, hasta el punto de que no es necesario decir es un dictador, basta decir es un Pinochet y todo el mundo entiende de lo que estamos hablando.

Otro de los discursos y la utilidad del humor gráfico no va sólo en el terreno de la legitimación, sino que también va en el terreno de la comprensión histórica. Hacia los años 70, en el discurso de la Alianza para el Progreso se genera un argumento histórico que viene de una obra de dos autores norteamericanos que es Stanley y Barbara Stein que publican “La herencia colonial en América Latina”. Esta idea de la herencia colonial en América Latina conduce directamente a demostrar que no es el capitalismo, ni la explotación de un país desarrollado sobre un subdesarrollado el que genera la pobreza, sino que la pobreza viene de la herencia española, que dejó incapacitados a los latinoamericanos para acceder al progreso. Esta tesis la recoge el venezolano Rangel en “Del buen salvaje al buen revolucionario”, la retoma Harrison, un historiador sociólogo, que dice el subdesarrollo está en la mente,  y hoy día la divulga profusamente Vargas Llosa. Observeb la imagen y verán cómo la tesis va perfectamente ilustrada en esta caricatura de humor gráfico: el conquistador español dice “Centurias de opresión”. El dictador, que aparecería como consecuencia de la tradición española, lleva de la nariz al pueblo americano, representado como un indio andino.

Particularmente interesante resulta constatar, por otra parte, cómo el humor gráfico se traduce en procesos de sincretismo cultural, que generan nuevos símbolos para responder a búsquedas de identidad o para respondes a afirmaciones de identidad particular. Uno de estos, es el proceso de la Virgen de Guadalupe entre los hispanos de los Estados Unidos. La Guadalupe -como todos ustedes saben- es la gran protectora de América, el gran problema que se le presenta a los niños, por ejemplo, frente a la Virgen es cómo definir en el día de hoy lo sobrenatural, cómo maravillarse frente al milagro. La Virgen de Guadalupe asciende a los cielos, tiene poderes, pero evidentemente todos los superhéroes de los cómics tienen más poderes que Cristo y que ella. Por lo tanto, precisar lo que es hoy día sobrenatural constituye un serio problema. La consecuencia es una extraordinaria amalgama entre la Virgen de Guadalupe y un personaje femenino de cómics, Wonder Woman. Y ahí la tiene ustedes representada, que además es un signo feminista, de la misma manera que la Virgen de Guadalupe es también una virgen feminista, porque es una virgen sin niño, a diferencia de la Guadalupe española. Wonder Woman traslada sus poderes con la Virgen, en un proceso de sincretismo extraordinario, y que se puede seguir a través de la imagen. En primer lugar, Wonder Woman toma la capa estrellada, que es propia de la Guadalupe; luego va asumiendo una imagen cada vez más santoral, y la Virgen, a su vez, aparece en una actitud cada vez más agresiva, dominando al dragón, que es el pueblo sajón, del cual la Virgen tiene que defender a los hispanos , como en el cuadro de la artista chicana Yolanda López, llega hasta convertirse en karateka, para defender a su pueblo. Aquí no hay ninguna manipulación de la imagen, es simplemente una forma de mostrar cómo esta imagen evoluciona. Es otro de los fenómenos de cómo el imaginario va creando esa opinión pública, y plasmando símbolos.

Para concluir voy a señalar otro de los grandes temas de la retórica cultural y visual, básico en el diálogo cultural, el tema de los tópicos. Cómo los cómics, los dibujos gráficos generan una serie de tópicos, que luego dificultan la comprensión y el entendimiento entre los pueblos.

Un tópico característico es evidentemente el de la dictadura y el de la revolución. El tópico amalgama ambos fenómenos presentándolos como dos caras de una misma medalla, “Son los mismos perros con distintos collares” se dice en España, el Quijote decía “No es olivo es aceituno”, este mismo refrán llevado al Perú dice “Es la misma chola con distinta pollera”, Chile que es un país con menos identidad dice “Es la misma jeringa con distinto bitoque” etc. Pero, en definitiva, es una forma de nihimismo, no es ni lo uno ni lo otro. Ahora, la gran pregunta que uno se hace cuando ve el estereotipo de la dictadura y siente uno que realmente le molesta, yo creo que todos ustedes o gran parte de ustedes habrán leído por ejemplo a Tin Tin, que es un personaje de los cómics franceses. La imagen de la dictadura que presenta Tin Tin, que además este es un hombre de la extrema derecha católica, él formó parte del grupo Rex, estaba vinculado a la Acción Francesa, la imagen que él presenta, termina por ser muy dolorosa para los latinoamericanos, pero luego uno se hace la pregunta ¿es que no hay dictaduras en América Latina? Sí, hay muchas. ¿Qué es entonces lo que a nosotros nos duele?, ¿qué es lo que nos molesta de esta imagen? Y la respuesta es simple: lo que nos molesta es que Hergé saca la dictadura de la historia y la introduce en la naturaleza. Es decir, el discurso de Hergé no dice que la dictadura sea un fenómeno histórico, que tiene causas concretas por las cuales se realiza, dice la dictadura es de la naturaleza de los latinoamericanos, los dictaduras crecen como crecen las bananas en los árboles, y es ahí donde se naturaliza esta idea de la dictadura, donde se produce un tópico en la comprensión de América Latina.

Otro es la fiesta. Todo es presentado con ese ánimo de frivolidad y de fiesta que caracteriza la imagen que se tiene de América, incluso el Royal Bank, cuando presenta una afiche de publicidad, lo presenta en las Islas del Caribe en medio de este jolgorio que es la fiesta. Sólo son ejemplos, porque los estereotipos son numerosos.

Otro es la siesta. Uno se pregunta ¿es que no se duerme siesta? Sí se duerme siesta. Pero ¿cuál es el discurso que hay detrás de la siesta? Porque a menudo se dice yo creo que es absurdo hacer un análisis de estos estereotipos, son sólo efectos de humor. Pero la siesta tiene un discurso detrás, un pueblo que hace la siesta es un pueblo que a diferencia del neoliberalismo (…)

(…) sino de un repartimiento del mundo. Hay pues una especie de legitimación de la miseria, a través de este discurso de la pereza, que hace que efectivamente los responsables de nuestra miseria, seamos los propios latinoamericanos. Discurso que se encuentra hoy en día nuevamente, en aquellos que retoman esa tesis del pasado colonial y concretamente -no es que tenga yo una fijación con Vargas Llosa- pero concretamente se encuentra a menudo en los textos de Vargas Llosa.

Esta es la última imagen, y simplemente les quiero decir respecto a los estereotipos, cómo funcionan. Yo hace algunos años, hacía un curso de geopolítica en París, en la ENA, y un día a mis alumnos les dije que escribieran una sola palabra que para ellos caracterizara a América Latina. Escribieron Fiesta, escribieron Violencia, escribieron Olé, escribieron Señorita, escribieron Dictadura, escribieron 30 términos. Al final de los 30 términos -ustedes saben la ENA, de ahí salen los presidentes de Francia, son los hombres que controlan la vida política-, al final de esta lista que hicieron de estereotipos, yo les pregunté: “y con personas que tuvieran estas características, ¿ustedes harían negocios?”, y me respondieron categóricamente: “Jamás”.

Debate

Miguel Rojas Mix

Primero quiero decir algo respecto a la carga ideológica en los estilos. Estoy absolutamente convencido, incluso a muchos niveles, que son determinantes para inerpretar el carácter de un personaje o para marcarlo. Un ejemplo mexicano viene al caso. Un cómico del cine mexicano,Tintán, construyó su personaje vestido de “pachuco”. Así salió en viarias películas, hasta que se lo prohibieron, porque el pachuco se asoció a toda una serie de movimientos en Los Angeles, que terminó con una terrible violencia…  Elpachuco desafiaba con su manera de vestir la invisibilidad a la que los reducían los “gringos”, personaje popular se ponía un gran sombrero, la chaqueta muy larga, los pantalones abombillados con botones en las bastillas y una cadena de reloj que le colgaba hasta la rodilla.Tan provocadora resultó su facha que una noche fueron atacados por los marines y golpeados y despojados de sus atuendos. El personaje se convirtió en el imagen del malandro, de un delincuentente. Incluso el estilo definió el personaje. Tex Avery lo tomó y se lo puso al lobo, que es la imagen del enemigo de las heroínas de sus historias en el cine. También lo reindicó una famosa película chicana: Zoot Suit de Luis Valdés que interpretó Edward James Olmos. Es un caso concreto donde un estilo se asocia a un tipo de personalidad, lo analiza así el propio Octavio Paz en El laberinto de la soledad.

Otro caso concreto es el efecto, por ejemplo, que produjo una película: Viva Villa, también sobre México, que fue la primera versión de Pancho Villa, donde actuaba un actor llamado Wallace Beery y dirigida por Jack Conway (1934), y que marcó definitivamente una idea de un México revolucionario, pero dando una imagen de la revolución con un sentido absolutamente negativo, el revolucionario sanguinario, que se reprodujo luego en los comics y que es una imagen que todavía persiste en gran medida en un imaginario de violencia que México carga.

Otro tema de estilo es claramente perceptible en la diferencia entre los Disneys y los Mangas. Los dibujitos japoneses son los que hoy en día están dominando prácticamente en el mundo de la comunicación. Los Mangas son una gigantesca empresa, que ha llegado a superar a Disney en muchos aspectos, porque han generado una serie de productos derivados y sobre todo porque aparte de los cómics y del cine, se desarollan en  los juegos electrónicos, lo video-juegos.  El cambio de valores es notable entre la imagen rosa de la vida de Disney y la imagen de violencia de los Mangas. Los Mangas muestran una mentalidad y asumen un lenguje gráfico, que a lo mejor para nosotros occidentales nos es difícil de leer, mucha acción y poco texto. Son portadore de valores diferentes. Según las series la iolencia y la sexualidad son pemenorizadas. El cuadro de valores de Disney es un cuadro puritano, Disney mismo participa en el grupo de los mormones. El reproduce la idea de “good América” y sus historias siempre hay el metamarco de que Dios ayudará a América “God bless America”.  Es el “american dream” que, finalmente,  se rompe finalmente en Vietnam. Entran los Mangas con técnicas narrativas además completamente diferentes. Los textos de los Mangas son prácticamente nulos, en cambio la violencia que introducen en el dibujo es una cosa sorprendente. ¿Qué es lo que ha hecho que los Mangas tengan el éxito que tienen? Probablemene la fatiga que, a fines del siglo pasado y a comienzos de éste, se advirtió en los héroes tradicionales de los mass-media occidentales. En un libro que publiqué hace algunos años Los héroes están fatigados , constaté este proceso. Hoy se han vuelto a recupera gracias al cine, nuevas tcnicas de dibujo, cambios en la personalidad de los héros y un intercomunicación de las historias. Al menos así ocurre entre las dos gands casas de edición de superhéreoes  de los EEUU: la Marvel y la D.C. Un ejemplo es  Superman. A Superman tuvo que matarlo Doomsday para que recuperar su popularidad. Ya no soportaba el desgaste del tiempo. A Robin lo mataron también para evitar que apareciera demasiado clara la supuesta relación homosexual entre él y Batman. En realidad todos esots personajes sufrieron una crisis de “fin de siglo”.  La más significativa es una serie que salió a parincipiso del siglo XXI Kingdom Come con magníficos dibujos de Alex Ross. Todos los superhéroes que conocimos de niños, Bataman, Superman, Wonder Woman, los econtramos 40 años más tarde gastados por el tiempo. Todos viejos, gordos, calvos. Retirados de la vida activa, se dan cuentaque tienen que volver porque la crisis moral es tan grande que han aparecido falsos superhéroes que con sus superpoderes siembran el caos en la ciudad. Cuarente años más tardes se revela en ellos, lo que ocultaron siempre al lector infantil. Kingdom Come es un cómic para adultos y amantes del género, con décadas de lecturas. Recuperan los héroes pasiones que nunca manifestaron. Superman parecía absolutamente asexuado. Como  el Tintin de Hergé. Tan puritano que, en un momento, Hergé se ve  obligado a dibujar al Capitán Haddock  y ponerlo a su lado para equilibrar el relato: un anti-héroe que se emborracha, es mal hablado, le gusta la juerga y las mujeres… Superman, igual, era  un hombre abochornado cuando Louis Lane lo besaba agradecida. En Kingdom Come no vacila sin embargo en besar con pasión a Mavel Woman: un beso que esperó más medio siglo. Y ya en las películas de Christopher Reeve vemos un Superman que ama a las mujeres. Desgraciadamente –eso si- en su escena de amor con Louis Lane ha perdido sus superpoderes…

Hay un cambio de valores que es muy difícil de traducir aquí en palabras, pues va mucho más allá de los cómics. Es el cambio de valores de fin de siglo. Asociado al modelo social que en este momento estamos viviendo: el modelo liberal o neoliberal, es un paradigma dominantemente económico, pero no solo económico. Se proyecta en la concepciones del Estado, de la familia, de la educación, de la cultura, de la cotidianidad…. Va de nuestra idea del éxito, a nuestras concepciones más íntimas. Un modelo peligroso, poque su prioridad absoluta es vender y venderse.

Volviendo a los mangas hay que señalar que la violencia de la imagen –incluso en versiones filmicas hay una violencia tecnológica- ha poducido efectos peligrosos, y afectado la salud de los niños. En la televisión japonesa un dibujo animado produjo un efecto de epilepsis en una cantidad enorme de niños que tuvieron que ser llevados de urgencia a la clínica. Los Mangas están realmente invadiendo el mercado del comic. Un gran editor japonés que produce un Manga tira alrededor de 6 a 7 millones de ejemplares por título. Se estima mediano malo cuando sólo son 500.000 ejemplares. En Europa y España 5.000 ejemplares de un álbum de comics, parece ya un buen tiraje.

Hasta los años 60 el comic era literatura despreciable. Como niño fui gran lector de historietas, debía leerlas a escondidas, porque en mi casa era una forma de haraganear. En los años 60 y en el 69 concretamente, el Louvre va a hacer una gran exposición: “La figuration narrative” dedicada a la Bande Dessinée y a su repercusión en el arte contemoráneo, en particular en el “pop-art”. Es un momento emblemático, donde el comic adquiere una dimensión estética y una valorización que genera una serie de estudios importantes, entre los que destaca el Apocalípticos e integrados” de Umberto Ecco. El aspecto ideológico de los cómicas pasa a primer plano: En Chile  se publica Cómo leer el Pato Donald de Mattelart y Dorfman, en España Salvador Vázquez de Prada saca Los comics del franquismo… Los comics empiezan a ser analizados en su contenido ideológico. La semiótica y el estructuralismo llevan a la comprensión de que éste es vehiculado tanto por la imagen como por el texto. Quienes cuando  niños españoles leyeron “El guerrero del antifaz” o “Roberto Alcázar y el niño Pedrín” sin duda no se percataron de que en la sucesió de viñetas había una legitimación del franquismo y de la ideología de la cruzada que propulsaba Franco, más otros temas vinculados al racismo y a la defensa de Hispanidad. Pero como adultos, y después de una transición democrática espiritual, sí se pecstaron.  Queda todavía mucho por analizar de los cómics. En particular porque en el marco de una cultura visual qu se impone en el siglo XXI, aparecen como uno de los medios más eficaces para difundir mensajes, incluso del alto contenido político. El informe del Senado estadounidense sobre el 11-S, fue difundido en un cómic que explicaba los hechos en imágenes de viñeta a viñeta. En el hecho lo que hoy domina en el merdo son los cómica para adultos.

¿Y los chicos?, ¿Qué ocurre con el cómic literatura infantil? ¿Qué efecto produce sobre los chicos? Aparte de la pura distracción que a menudo tiene que ver con imaginarios de infantilización. Es un hecho que el desarrollo de la cultura visual, a la que los críos tiene cada vez más acceso, hace  que los chicos sean cada vez más adultos, menos ingenuos. Incluso antes las historietas inligentes fueron las que más fascinaron a los niños. Mis hijas y nietas citaban frses de Mafalda como los chinos el Libro rojo de Mao: Allí aprendieron a pensar en el tamaño de la libertada, a descubrir ell itnmo de la democracia, a captar la superficialidad del consumismo y de los valores de una buguesía emperifollada, escucharon u primer discurso de género..  Es difícil dar una respuesta sobre este tema, porque si por na parte están las fuerzas de la racionalización, por otra está el espectáculo del sueño del consumismo. Para los chicos el sueño que ofrece Disneylandia sigue siendo atractivo.